domingo, 3 de noviembre de 2013

¿ES RECOMENDABLE RESERVAR CON AIRBNB.COM?

Nada mejor que una respuesta a la gallega, es decir, depende... Ojo porque en el mundo celta siempre hay una tríada en lugar de la confrontación de opuestos, de unos y ceros de la lógica tradicional.

Lo primero de todo es dejar claro que Airbnb es un portal de reservas que no ofrece hoteles sino alojamientos en manos de particulares, o sea, no profesionales del sector de la hotelería. El producto que se puede conseguir es una simple cama en un dormitorio compartido, o una casa completa pasando por las opciones de habitaciones independientes con baño privado o compartido, más o menos lo mismo que encontraremos en portales de reservas que venden habitaciones de albergue, pensiones y apartamentos, exceptuando a los hoteles.

Tras investigar bastante sobre el tema creo que la utilidad de Airbnb se concreta en los alquileres para grupos de tres o más personas, cuando la hotelería tradicional no consigue responder bien a las necesidades de los clientes. Hay familias con cinco hijos y tienen derecho a salir de vacaciones sin arruinarse.

Los precios hallados para habitaciones dobles con baño en domicilios particulares son en general poco o nada competitivos con la hotelería profesional, e incluso más caros. Además hay que tener en cuenta que en un hotel se puede llegar y salir a cualquier hora, disfrutando de un anonimato y una intimidad que rara vez se igualará en casa de un particular.

Otra cosa es que una familia decida pasar un período de una semana en un destino donde la oferta hotelera se limita a habitaciones de hotel y ni siquiera hay aparthoteles. La solución de las habitaciones cuádruples puede servir para una noche pero reservar dos habitaciones por noche es un poco incordioso, incluso cuando están comunicadas. En este caso las propuestas de Airbnb sí son atractivas porque se pueden reservar casas o pisos completos con tarifas diarias razonables y que permiten hacer uso de la cocina sin tener que pasar obligatoriamente por el restaurante. Considerando la situación de un turista español viajando por Europa, la adaptación a los horarios de la restauración es complicada y es entonces cuando la libertad de horarios permite cenar a las 11 de la noche en la cocina del apartamento con un coste reducido. En mis viajes por Francia reservo apartamentos de Adagio, Park & Suites, Appartcity, etc.

El buscador de Airbnb funciona muy bien y enseguida localiza propiedades en un destino concreto. El sistema de reserva obliga a pagar anticipadamente y el propietario cobra después de la estancia; suena práctico pero para los habituados a reservar con Booking y pagar a la salida, no es una opción agradable. 

Que conste que no me gusta ir a dormir a casa de nadie ni que nadie venga a dormir a mi casa, por lo que sistemáticamente desconfío de la pernoctación en un lugar donde también reside el propietario. Si se trata de un piso o casa independiente, quizás me anime, pero la oferta tendrá que ser muy buena y competitiva.

De momento no tengo experiencia propia con Airbnb pero tampoco me niego en redondo. Después de todo también hago reservas con Destinia en las que pago por anticipado. Si algo sale mal, parece más sencillo sacarlo a relucir en Tripadvisor o en las opiniones de Booking, cosa que tiene difícil solución cuando estás alquilando a un particular. Curiosamente no he encontrado ninguna opinión negativa en Airbnb, lo que ya me resulta algo sospechoso. O todos los alojamientos son maravillosos o los viajeros descontentos no expresan nunca su opinión.

Que quede claro que en Airbnb no hay chollos ni nada que se le parezca, sino precios más bien de mercado y que hay que hacer muchas comparaciones para elegir bien. Por supuesto que hay más riesgos de fallar que con la hotelería convencional pero también podemos encontrar alojamientos adecuados a necesidades viajeras no cubiertas por los hoteles.

A las asociaciones profesionales de hoteleros no les gusta nada Airbnb y seguro que se ponen manos a la obra para meter caña a los propietarios que no declaran los alquileres. Airbnb funcionará si hace las cosas bien y todo el mundo cumple con sus obligaciones fiscales, ya que una economía sin impuestos no es nada solidaria.

Por supuesto que no pongo el enlace, que no gano nada con ello. Eso sí, recomiendo tomar todas las precauciones posibles antes de hacer una reserva. Puede fallar, pero también fallan los hoteles...


No hay comentarios: