sábado, 21 de febrero de 2015

RAZONES PARA NO ALQUILAR UN COCHE EN ITALIA.

Ya he escrito en otras ocasiones sobre lo complicado que es el tráfico en Italia y hoy voy a informar a posibles interesados sobre la no conveniencia del alquilar un coche para viajar por Italia. Obviamente no pretendo disuadir a nadie porque cada uno tiene sus gustos y necesidades. El coche de alquiler es útil en determinados casos y casi inútil en muchos otros.

La densidad de población del país es el doble de la española y eso se nota mucho. Hay mucha gente y poco espacio. Los cascos históricos son de acceso reservado a residentes e indicados como ZTL, es decir, zonas de tráfico limitado. Los carteles indicadores son pequeños y a veces no se ven bien, con lo que son muchos los turistas que se cuelan en estas zonas donde se les fotografía y multa con cargo a la tarjeta de crédito que facilitaron al hacer la reserva del coche. Si metes la pata con tu coche propio no suelen pillarte y mejor te piras antes de meterte en más líos; lo malo es cuando ves la señal y prácticamente no se puede dar la vuelta.

La intensidad de tráfico es brutal para los acostumbrados a la circulación en España. Hay muy pocas autopistas y  los peajes son caros; las carreteras secundarias son como las que tenía Portugal en los 80. La conducción es agresiva y casi competitiva.

Las tarifas de alquiler son más elevadas que en resto de Europa y casi compensa coger el coche en Suiza. Lo de aparcar es todo un calvario en zona urbana e incluso en áreas rurales, que también cuentan con restricciones abundantes y aparcamientos disuasorios de pago.

Para desplazarse de Milán a Venecia o desde Florencia a Roma es más competitivo el tren, de centro a centro, incluso para varias personas. Aunque los billetes parezcan caros al principio, si vamos a estar dos o tres días en Roma no vamos a necesitar el coche para nada y tendremos que pagar una fortuna por el parking.

Por cierto que en una búsqueda de coches de alquiler he observado que generalmente abundan modelos poco atractivos y los precios más bajos son para coches urbanos de maletero simbólico.

Por si fuera poco, el combustible suele costar 40 céntimos por litro más que en España.

Para turismo urbano el coche puede ser toda una odisea. Otra cosa es que hagamos un viaje por las islas o bien por zonas como la Toscana, donde el coche será el medio de acceso más comodo a lugares remotos.

Con el coche de alquiler puedes alojarte en los hoteles con mejor relación calidad-precio del país, que son aquellos que se hallan fuera de las ciudades más famosas. Ojo porque en Italia hay una cantidad de hoteles históricos sorprendente y las tarifas son muy competitivas.

El transporte público es Italia es muy bueno y asequible. Así puedes alojarte en los cogollos de las ciudades, justo en la parte con más encanto y con abundante oferta cultural y de ocio.

El coche te lleva de puerta a puerta pero no cuentes con que las ciudades tengan varias circunvalaciones como Madrid, ya que a veces ni siquiera existe una ronda exterior y el acceso al centro es muy lento.

Puedo hablar con conocimiento de causa. He estado nueve noches en Milán y cada día he podido hacer una excursión en tren de lo más atractivo. También he recorrido la Riviera y la Toscana en coche y me he encontrado que en las zonas de costa sencillamente el aparcamiento puede no existir y la gente deja el coche a tres kilómetros de la playa para ir caminando. Eso sí, te sales de la Italia mítica y entras en otro mundo donde todo es más sencillo. Hay muchas poblaciones poco conocidas por los extranjeros donde sí se aparca y circula bien.

Italia te lo pone mucho más difícil que otros países para alquilar un coche y circulan pésimas críticas sobre numerosas compañías del alquiler que realizan cargos abusivos en la tarjeta una vez devuelto el coche, con excusas variopintas y extrañas.

Yo llevaría el mío,pero desde Asturias el viaje sale muy caro con coche propio y se pierde mucho tiempo en llegar. Si vas desde Cataluña igual te compensa, pero no cuentes con moverte con la misma agilidad que en Barcelona.

No hay comentarios: