Ir al contenido principal

GRANDES RUTAS EN TENERIFE. MASCA.


Millones de viajeros visitan cada año Tenerife y no todos hacen una de las excursiones panorámicas más impresionantes de Europa. Uno procede de Asturias y se piensa que ya lo ha visto todo hasta que se acerca a la aldea de Masca a través de la carretera que procede de Santiago del Teide, en el sur de la isla. La propia carretera es ya de por sí un espectáculo inenarrable que pone a prueba a cualquier conductor con su trazado enrevesado en el que resulta complicado cruzarse con otros coches y donde además nos podemos encontrar con autobuses que tienen que hacer maniobra en casi todas las curvas; el firme está en buen estado y hay que conducir con mucho ojo para no abusar del freno en los descensos, más aún cuando llevas un coche de alquiler que ha pasado por muchas manos.


La carretera se financió con fondos procedentes de la emigración y puso fin al aislamiento de un pueblo que hace medio siglo funcionaba con economía de subsistencia sin utilizar el dinero sino el trueque. Según los vecinos nunca hubo necesidad ni hambre pero sí incomodidades.

La aldea es de esas con encanto y merece figurar entre los 50 pueblos más especiales del territorio nacional. Incluso nos podemos alojar allí y hay servicio de bar y restaurante. Un parking a la entrada nos facilita la tarea de pasear por la población. Desde aquí se puede realizar la espectacular ruta de senderismo del barranco de Masca con su descenso vertiginoso hacia el mar. Hacía demasiado calor para mi y mejor vuelvo en otra estación menos cálida.

Desgraciadamente para los habitantes del pueblo hay complicaciones legales que les impiden construir viviendas o reformar las existentes, ya que la zona se considera protegida, aunque no tanto a la fauna humana, como suele ocurrir en muchos Parques Nacionales que tienen poblaciones en su interior.

La carretera que une Masca con Buenavista es menos complicada para los viajeros. Por cierto que hay excursiones organizadas que te llevan al pueblo para hacer la ruta del barranco y regresar en barco hasta Los Gigantes con traslado de nuevo al hotel, que seguro es más divertido que bajar y volver a subir. La ruta a pie es de sólo cinco kilómetros.

En Masca compré unas semillas de platanera que han dado origen a dos preciosas plantas que meteré en casa durante el otoño, a ver si consigo plátanos en los Picos de Europa.

Masca no es Bulnes pero impresiona mucho. Esperemos que no se acabe despoblando porque las personas son la esencia del lugar y las que lo han conservado como está. En lugares como Livigno o Samnaun, de los Alpes, los habitantes no pagan impuestos y aquí estaría plenamente justificado.

Masca es uno de esos sitios que hay que ver antes de morir.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿CUÁNTO SE PUEDE PAGAR POR UN DESAYUNO?

Quizás el lector no sepa que publico mensualmente en una revista profesional para hoteleros. Insisto muy a menudo en que los desayunos no pueden cobrarse más caros que una comida de menú en el restaurante que siempre hay cerca del hotel. Me horripila ver cómo algunos establecimientos se atreven a cobrar por encima de los doce euros por un buffet y no ofrecen alternativas para los clientes que símplemente quieren tomar un café y un croissant, ya que a esas horas cierran la cafetería.
Naturalmente que el hotel es de los dueños y hacen con su negocio lo que quieran, pero lo que consiguen es que la mayor parte de los huéspedes se largue a la cafetería de enfrente. Da igual dónde se construya un hotel porque enseguida aparece un bar a pocos metros y allí se dan cita los clientes que huyen de precios propios de barra americana. Claro que hay clientes a quienes la empresa les paga todos los gastos pero los del fin de semana no están para pulirse 25 euros del ala por pareja por muy bueno que e…

VIAJAR CON ROPA VIEJA

El título del post puede resultar intrigante y sin embargo la idea es muy sencilla. Se trata de utilizar en los viajes toda aquella ropa que se halla en nuestro armario y no tenemos pensado utilizar en la vida cotidiana pero tampoco tiramos porque nos da pena. Una solución es donarla, aunque los contenedores de prendas usadas están a tope y parece que lo que les sobra a las ONG es ropa vieja. No tiene mucho sentido gastar en armarios para guardar ropa que no se usa y que acaberemos tirando.
La propuesta consiste en usar y tirar, no lavar ni guardar. Hacemos la maleta con todo aquello que nos sobra y según van pasando los días nos deshacemos de ella, preferiblemente de modo ecológico y no arrojándola a la basura. Por una parte sacamos partido del dinero que invertimos en su momento y simplificamos el viaje notablemente porque ocurren varias cosas:
-No temos que facturar equipaje a la vuelta si viajamos en avión y además del coste económico que ello supone en algunas compañías, el emba…

NAVAJA EXTRAPLANA PARA VIAJAR.

Hay ocasiones en las que viajo de apartamento y aunque haya casi de todo, la cafetera me la llevo de casa, junto con algunos artilugios que me faciliten la vida, no sea que vayan a faltar y me amarguen la existencia.
Otras veces voy de hotel y eso ya es distinto. No siempre puedes cargar con chirimbolos. Lo que pasa es que en ocasiones surgen emergencias varias tales como abrir una botella, cortar un bollo de pan o abrir una lata que no lleva abrefácil.
Para eso ha nacido la navaja extraplana, que cabe en la cartera y cuesta doce dólares comprándola en http://www.fishboy.com/BCB_Mini_Work_Tool_p/tool_bcb_survival.htm