Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2011

¿ME PUEDO FIAR DE LAS OPINIONES SOBRE HOTELES EN LOS PORTALES DE RESERVAS?

Por supuesto que no siempre. Me explico. Si después de 300 críticas queda claro que un hotel tiene buena nota, tanta gente no pueda estar equivocada; lo mismo sucede si al establecimiento le sacan las vergûenzas y todo el mundo dice lo mismo sobre el desayuno o el parking y la puntuación es baja.

Ahora bien, cuando hay más bien pocas opiniones, lo mejor es desconfiar de mano, ya que yo mismo he experimentado ciertos desencantos en hoteles que tenían críticas magníficas. Una cantidad limitada de opiniones no es fiable. Hay que esperar a que el hotel cuente con un número significativo de comentarios de muy variadas procedencias.

No me fío nada de Tripadvisor, principalmente porque ni siquiera hace falta haber estado en un hotel para decir lo que se quiera. Pero incluso en portales de reservas puede haber cierta picaresca. Basta con que una cierta cantidad de amiguetes del hotelero hagan una reserva para que se les permita opinar y poner por las nubes al hotel; eso cuesta dinero al hotel, …

PAGAR POR MEAR

Por lo visto ya los romanos inventaron los servicios higiénicos de pago y dos mil años después hay paises como Alemania donde aliviar la vejiga puede ser toda una odisea en ciertos momentos, ante la escasez de lugares donde mear gratis o incluso mear. No se entiende que en un país de vanguardia tecnológica pongan tantas trabas a la llamada de la naturaleza.

Unos servicios autolimpiables como los de la foto son muy útiles y uno debe aflojar la pasta pero con la seguridad y la comodidad que se espera de una instalación moderna.

Lo malo es cuando acabas de hacer una compra de cien euros en unos grandes almacenes de Wurzburg y te encuentras con que para hacer uso del servicio tienes que pagar. Eso en El Corte Inglés no pasa. Lo malo es cuando no tienes monedas sueltas.

Para rizar el rizo me he encontrado con áreas de servicio de autopistas alemanas donde se pagaban 70 céntimos por una puñetera meada, incluso después de haber repostado.

España no es que se luzca por disponer de servicios higié…