lunes, 29 de febrero de 2016

ALPIFY. LA APLICACIÓN PARA MÓVIL QUE SOLO SIRVE PARA SALVARTE LA VIDA.

Mira que hacen aplicaciones para móviles pero ninguna tan útil como ésta. Solo vale para una cosa muy valiosa, salvar tu vida.

Diariamente se descargan aplicaciones que hacen de todo pero ésta no puede faltar en tu móvil.

El mecanismo es muy sencillo. La instalas y la tienes en tu móvil para por si acaso. Lo más fácil es que no llegues a necesitarla nunca, pero si se da el caso, ahí la tienes.

Alpify conecta automáticamente con el 112 y les envía tu posición exacta, con lo que localizarte será un juego de niños para los equipos de rescate. Da igual que te hayas perdido en el monte o que te hayas caído en una grieta. Lo importante es saber dónde estás y eso no siempre es fácil de explicar. Las coordenadas geográficas no fallan y definen tu ubicación sin errores posibles. Lo mismo para un accidente de coche que para un percance en zonas aisladas, Alpify te resuelve la supervivencia. 

Obviamente lo mejor es tomar medidas previas a que nos pase algo, tales como utilizar mapas y tener en cuenta las previsiones del tiempo, pero para cuando no hay otra solución, Alpify es el remedio y encima gratis.

Más información en www.alpify.com



domingo, 14 de febrero de 2016

¿LA CASA DE BATMAN EN VALENCIA DE DON JUAN?

La casa de la foto se encuentra en Valencia de Don Juan, en la provincia de León. Allí tenemos también el Castillo de Coyanza y una enorme colonia de veraneantes asturianos en cuanto asoma el sol.

La casa tiene la particularidad de que lleva edificándose desde los años 90 del siglo pasado y todavía no se ha terminado.


Hay muchos detalles interesantes que pueden sugerir una visita si nos encontramos cerca. No hay dos ventanas iguales y los materiales de construcción son de lo más variopinto.

domingo, 22 de noviembre de 2015

CÓMO ORGANIZAR UN VIAJE POR EUROPA. ARTÍCULO PARA VIAJEROS IBEROAMERICANOS.

Normalmente cuando preparas un viaje al extranjero acabas visitando las guías elaboradas por otras personas de tu mismo país o bien por otros viajeros cuya lengua entiendas. Hay que reconocer que los ingleses son muy buenos en el tema de orientar al turista. Luego están las ayudas de conocidos y también de foreros especializados, pero siempre queda algo para la imaginación.

No obstante, la información privilegiada siempre la tienen los residentes, a pesar de que ciertos datos referentes a contrastes culturales los aportan los foráneos, ya que ciertos datos que los locales dan por sabidos deben ser advertidos a los visitantes a tiempo, como es el caso de la propina obligatoria en restaurantes estadounidenses o innecesaria en los italianos.

De cara a la preparación de un viaje por Europa y más concretamente por España, pretendo que este artículo sea de ayuda para personas de habla española residentes en América. Inicialmente va dirigido a los que cruzan el charco por primera vez, aunque puede ser útil incluso para los repetidores.

Teniendo en cuenta el elevado coste de los pasajes aéreos, es muy normal que el viajero aproveche su estancia al máximo y la prolongue todo lo posible dentro de lo razonable, ya que el apartado del avión se come la mayor parte del presupuesto y nunca sabemos cuándo podremos volver. Pagar unos mil dólares o más por cada pasaje de ida y vuelta es lo normal, así que hay que exprimir el presupuesto al máximo y el tiempo aún más.

No pretendo que mis sugerencias sean infalibles, pero pueden ser muy útiles.

1. ¿PUEDO RECORRER TODA EUROPA EN MENOS DE UN MES?

Pues sí, por supuesto, pero a costa de pasar mucho tiempo en medios de transporte, andar a toda prisa y quedarse con una imagen muy parcial del continente. Tres días en Londres, París, Roma, Praga y Viena es como pasar tres días en Buenos Aires, Santiago, Caracas y Lima, limitándose únicamente a las capitales y eludiendo los mayores atractivos turísticos del país. Si su propio país necesita más de treinta días para visitarse, imagine un continente entero.

Cuidado porque no toda Europa usa el Euro y en los cambios de moneda siempre se pierde dinero. 

Otra cosa es destinar una semana a cada país y la cosa ya mejora, pero seleccionando únicamente visitas muy concretas. 

Normalmente recomiendo reducir las previsiones y no tener demasiadas ambiciones geográficas.

2. ¿NECESITO UN AUTO DE ALQUILER?

Obviamente si el viajero va a pasar días en capitales grandes, debería descartarlo de inmediato. Naturalmente que individuales y parejas pueden prescindir más cómodamente de tal lujo, mientras que grupos de ocho personas lo necesitarán pero no siempre. Ni en París no en Madrid ni menos aún en Roma se puede mover nadie agusto en auto de alquiler, con enormes gastos de aparcamiento. Por mucho GPS que se use, nunca hay aparcamiento en lo sitios visitados y las agencias de alquiler se ocupan de cobrar las multas de tráfico.

Otra cosa muy distinta es que pensemos en recorrer un único país con detalle. Ahí si puede ser necesario si nos vamos a mover frecuentemente por zonas no urbanas. Hay que considerar las diferencias y peculiaridades de cada país. En Alemania los alquileres son muy baratos, el combustible tiene precios razonables, casi siempre hay un parking y los alemanes conducen muy bien. En Italia ocurre más o menos todo lo contrario, con el añadido de una densidad de población brutal.

Felizmente en Europa existen trenes de alta velocidad y aerolíneas de bajo costo, con lo que los desplazamientos a precio competitivo facilitan mucho las cosas si se reservan con antelación. Puedes visitar Bruselas y Londres desde París en el mismo día y saliendo desde el centro de la ciudad para llegar también al centro.

Si te quedas en Madrid, solo te separan un par de horas de Barcelona en el tren AVE. También existe el mismo tiempo de desplazamiento si se va de Madrid a Valencia, Alicante, Sevilla, Córdoba y Málaga. Los precios no son bajos comprando en el día anterior pero la previsión nos ayuda a conseguir billetes por precios inverosímiles y disfrutando de una experiencia de transporte inexistente en América.

Mucho cuidado porque los pases de ferrocarril que se venden para clientes americanos en Europa no son nada competitivos y resultan inamortizables, ya que los trenes más rápidos tienen muchos suplementos. Hay países como Suiza donde pueden ser útiles pero en lugares como Hungría y Chequia los billetes ya son baratos, e incluso en Italia.

3. ¿DEBO CONTRATAR EXCURSIONES ORGANIZADAS?

Únicamente si no hay otro remedio o bien el turista cuenta con una abultada cuenta bancaria. Siempre se puede ir por libre a mejor precio.

Por ejemplo,para el caso de Madrid, la visita del Palacio Real de Aranjuez con agencia sale casi por 50 euros por cabeza, incluyendo transporte y entradas. Si vamos en tren de cercanías el costo baja a los 17 euros por persona, contando con 8 euros de transporte y 9 de entrada, además de la ventaja de que podemos ir a la hora que nos apetezca. Naturalmente que si estamos en París y queremos ir a Versailles, el sistema es el mismo. También en el caso de Madrid, una excursión guiada en autobús sale por 50 euros y si vamos en tren de alta velocidad el costo baja a los 20, yendo y viniendo cuando nos apetezca.

Otra casuística es que tengamos solo un par de días en Viena y queramos tomar el autobús turístico que pasa por todos los monumentos importantes, para lo cual sencillamente se pide el folleto y podemos hacer la ruta tranquilamente andando, solo siguiendo el recorrido marcado. Un billete de transporte público de un día sirve para lo mismo y cuesta menos. Si vamos en grupo de cuatro personas, se compran dos billetes y durante la mañana una pareja hace el circuto para pasarle los billetes a la otra pareja durante la tarde, aprovechando así el dinero al máximo.

4. ¿HAY PAÍSES MUY CAROS Y MUY BARATOS?

Por supuesto. España está entre los más baratos, sobre todo para beber, comer y dormir, con una calidad de alojamiento superior a la del resto del continente. Si nos vamos a los países nórdicos (Suecia, Noruega, Dinamarca y Finlandia) los costes de alimentación se disparan exponencialmente hasta límites casi delictivos.

Los hoteles suizos son de lo más mediocre y los de Inglaterra y Francia compiten a ver quién ofrece la habitación más pequeña. Si nos vamos al norte del continente desaparecen sábanas, mantas y colchas en favor de la funda nórdica con relleno.

Existen ciertas incoherencias desconcertantes. Los cafés en Italia no solo son muy buenos sino también muy baratos, pero la cerveza tiene precios de droga ilegal. En cambio, Alemania tiene la cerveza más barata que el agua mineral y países baratos como Polonia cobran el café como artículo de lujo.

Probablemente el único país que compite con España en calidad y precio sea Portugal. La calidad del alojamiento es elevadísima y la limpieza es líder en el continente. Los precios de la comida son baratos y no hace falta hablar en portugués porque ya se ocupan ellos de hablar español. Ojo porque los portugueses no se parecen en nada a los brasileños y curiosamente tienen bastante más que ver con los chilenos. Lo único menos positivo es que el país resulta pequeño.

Curiosamente países con un elevado nivel de vida como Alemania tienen unos costos muy llevaderos para el viajero, exceptuando el transporte público. Desgraciadamente se trata de un país donde el trato es extremadamente frío para con el visitante, aunque sin llegar a los extremos de los países que fueron comunistas y cuyos habitantes llevan un enfado permanente en el rostro.

Siempre se puede combatir la carestía eligiendo alojamientos que eviten el cogollo de los núcleos turísticos saturados. No necesitas dormir en Venecia y puedes quedarte a dormir en Padua por la mitad del coste, yendo y viniendo en el día por menos de 7 euros y en media hora de viaje por sentido.

También puedes traer artículos que son baratos en tu país y venderlos a los europeos. Basta con traer el límite máximo legal  de cigarrillos de marca famosa para ganar algo de dinero. Una cajetilla en Francia vale 7 euros y si las vendes a cinco euros aún tienes mucho beneficio. Para eso no se puede ir ofreciéndolo por la calle sino tener la operación previamente acordada. No se trata de hacer contrabando.

¿ME BASTA CON EL INGLÉS PARA COMUNICARME DONDE NO HABLEN ESPAÑOL?

Pues no. No se confíe

Supongo que siempre habrá oído que el inglés abre todas las puertas en el extranjero, pero eso no es cierto. Fuera de los mejores hoteles de las ciudades más importantes, sí existen personas que hablan inglés, sobre todo los jóvenes, pero usted no puede pretender que todos los suizos hablen inglés cuando ya tienen tres lenguas oficiales en su país y los suizos que hablan italiano no hablan francés, mientras que los que hablan alemán tampoco saben nada de italiano.

Obviamente en zonas de turismo internacional de masas, tipo Canarias en España, el inglés es un gran salvavidas si no hablas español. El uso masivo del inglés se da en países nórdicos, a partir de Holanda hacia arriba, pero en países que fueron comunistas se habla más bien poco o nada en cuanto te alejas unos kilómetros de la capital.

A los franceses no les gusta nada utilizar el inglés y hay que manejar algo de francés para disfrutar del país. A los portugueses les encanta usarlo y lo hacen muy bien. Pero para moverse por Italia es mejor chapurrear italiano.

Como consejo general, no de por sentado que todo el mundo sabe inglés y mucho menos que le vayan a atender en esa lengua. En Hungría prefieren el alemán, por ejemplo.

Y recuerde que aunque usted sepa francés, los belgas de la región de Flandes prefieren no hablarlo. También puede ocurrir que en Cataluña haya cartas solo en catalán sin traducir al español.

Prometo continuar con esta guía en próximas entregas. Estoy abierto a los comentarios y sugerencias por correo electrónico.

lunes, 19 de octubre de 2015

IBERIA REINVENTA LOS VUELOS DE ALTO COSTE.
















Pues no es broma. La foto de arriba es una captura de pantalla de la web oficial de Iberia. No se sabe si va de cachondeo o se trata de un error. También se puede pensar que se trata de dos euros y unos céntimos pero lo que está claro es que algo falla. 

jueves, 11 de junio de 2015

TRIPADVISOR. TÚ PONES LAS OPINIONES Y ELLOS SE LLEVAN LA PASTA.

Tripadvisor es una fuente de información cuya fiabilidad hay que tomarse con precaución. Aunque el criterio democrático parezca fiable para valorar un establecimiento de hostelería, las malas artes pueden aprovecharse del sistema y pervertirlo.

No obstante, lo que comento aquí no trata sobre la veracidad de las opiniones sino sobre el sistema básico de la empresa. Ellos ponen la plataforma y los usuarios escribimos las opiniones para que ellos se lleven todo el beneficio y no nos den ni las gracias. Con la guía Michelin no pasa lo mismo porque hay inspectores contratados y vigilados que evalúan profesionalmente los locales.

Tripadvisor cobra incluso a hoteles y restaurantes por incluir un acceso directo a su web y encima gana comisiones por las reservas realizadas a través de su metabuscador.

Cuantas más opiniones escribimos, más fuerte se vuelve Tripadvisor. Y sin embargo no sacamos nada en limpio, a no ser la posibilidad de leer otras opiniones.

Ya va siendo hora de que Tripadvisor se enrolle un poco con los que lo convierten en una plataforma de uso masivo. Qué menos que un detallito de vez en cuando, en forma de sorteo o bien de premio directo, descuentos o algo que motive a los autores a escribir críticas útiles. Supongo que eso acabará ocurriendo algún día y espero que sea pronto mejor que tarde.

Por el momento, Tripadvisor se forra aportando contenido que los usuarios escriben sin recibir nada a cambio y creo que hay que pensar un poco antes de decidirse a hacer una crítica.

sábado, 21 de febrero de 2015

RAZONES PARA NO ALQUILAR UN COCHE EN ITALIA.

Ya he escrito en otras ocasiones sobre lo complicado que es el tráfico en Italia y hoy voy a informar a posibles interesados sobre la no conveniencia del alquilar un coche para viajar por Italia. Obviamente no pretendo disuadir a nadie porque cada uno tiene sus gustos y necesidades. El coche de alquiler es útil en determinados casos y casi inútil en muchos otros.

La densidad de población del país es el doble de la española y eso se nota mucho. Hay mucha gente y poco espacio. Los cascos históricos son de acceso reservado a residentes e indicados como ZTL, es decir, zonas de tráfico limitado. Los carteles indicadores son pequeños y a veces no se ven bien, con lo que son muchos los turistas que se cuelan en estas zonas donde se les fotografía y multa con cargo a la tarjeta de crédito que facilitaron al hacer la reserva del coche. Si metes la pata con tu coche propio no suelen pillarte y mejor te piras antes de meterte en más líos; lo malo es cuando ves la señal y prácticamente no se puede dar la vuelta.

La intensidad de tráfico es brutal para los acostumbrados a la circulación en España. Hay muy pocas autopistas y  los peajes son caros; las carreteras secundarias son como las que tenía Portugal en los 80. La conducción es agresiva y casi competitiva.

Las tarifas de alquiler son más elevadas que en resto de Europa y casi compensa coger el coche en Suiza. Lo de aparcar es todo un calvario en zona urbana e incluso en áreas rurales, que también cuentan con restricciones abundantes y aparcamientos disuasorios de pago.

Para desplazarse de Milán a Venecia o desde Florencia a Roma es más competitivo el tren, de centro a centro, incluso para varias personas. Aunque los billetes parezcan caros al principio, si vamos a estar dos o tres días en Roma no vamos a necesitar el coche para nada y tendremos que pagar una fortuna por el parking.

Por cierto que en una búsqueda de coches de alquiler he observado que generalmente abundan modelos poco atractivos y los precios más bajos son para coches urbanos de maletero simbólico.

Por si fuera poco, el combustible suele costar 40 céntimos por litro más que en España.

Para turismo urbano el coche puede ser toda una odisea. Otra cosa es que hagamos un viaje por las islas o bien por zonas como la Toscana, donde el coche será el medio de acceso más comodo a lugares remotos.

Con el coche de alquiler puedes alojarte en los hoteles con mejor relación calidad-precio del país, que son aquellos que se hallan fuera de las ciudades más famosas. Ojo porque en Italia hay una cantidad de hoteles históricos sorprendente y las tarifas son muy competitivas.

El transporte público es Italia es muy bueno y asequible. Así puedes alojarte en los cogollos de las ciudades, justo en la parte con más encanto y con abundante oferta cultural y de ocio.

El coche te lleva de puerta a puerta pero no cuentes con que las ciudades tengan varias circunvalaciones como Madrid, ya que a veces ni siquiera existe una ronda exterior y el acceso al centro es muy lento.

Puedo hablar con conocimiento de causa. He estado nueve noches en Milán y cada día he podido hacer una excursión en tren de lo más atractivo. También he recorrido la Riviera y la Toscana en coche y me he encontrado que en las zonas de costa sencillamente el aparcamiento puede no existir y la gente deja el coche a tres kilómetros de la playa para ir caminando. Eso sí, te sales de la Italia mítica y entras en otro mundo donde todo es más sencillo. Hay muchas poblaciones poco conocidas por los extranjeros donde sí se aparca y circula bien.

Italia te lo pone mucho más difícil que otros países para alquilar un coche y circulan pésimas críticas sobre numerosas compañías del alquiler que realizan cargos abusivos en la tarjeta una vez devuelto el coche, con excusas variopintas y extrañas.

Yo llevaría el mío,pero desde Asturias el viaje sale muy caro con coche propio y se pierde mucho tiempo en llegar. Si vas desde Cataluña igual te compensa, pero no cuentes con moverte con la misma agilidad que en Barcelona.

sábado, 2 de agosto de 2014

MIJAS. MÁLAGA. EL PUEBLO TURÍSTICO PERFECTO.

Sí, ya sé que la foto no hace justicia al pueblo pero es que no tenía otra mejor.

Poco voy a añadir que no se sepa sobre Mijas, esa localidad malagueña tan conocida. Sí quiero dejar claro que la  experiencia de visita al pueblo es de las mejores que se puedan experimentar a nivel europeo. Mijas es un pueblo de interior con vistas al mar y el municipio incluso cuenta con una zona costera. Lo que más se visita es el núcleo de población que se encuentra en la ladera de la montaña y ahí empieza lo bueno. Para empezar, los visitante disfrutan de un enorme parking cubierto al precio de un euro diario, con lo que la tarea del turista se simplifica enormemente. También se puede subir en transporte público, obviamente, pero esta comodidad es de agradecer, sobre todo teniendo en cuenta que numerosos pueblos turísticos españoles carecen de aparcamiento (por ejemplo Cudillero y Lastres en Asturias) mientras que otros lo cobran más bien caro, caso de Cadaqués en Gerona.

Mi recomendación es ir por la tarde y disfrutar de las vistas con menos gente y más ambiente local. Los paseos están llenos de rincones deliciosos y cada esquina oculta una sorpresa agradable. Mijas es un ejemplo de turismo de alta calidad a costes muy bajos para el turista. Los alcaldes de toda España deberían pasar por allí y tomar nota de cómo se hacen bien las cosas. Si a ello añadimos que el carácter de los habitantes es encantador, el cóctel resulta insuperable.

Más allá de la Costa del Sol basada en interminables urbanizaciones y enormes hoteles, Mijas conserva el glamour de la sencillez y es de esos lugares donde apetece vivir.

Por cierto que desde Mijas tenemos una carretera de montaña que permite llegar a Ronda por la Andalucía más auténtica. Me gusta llegar a Mijas desde Benalmádena pueblo sin pasar por Fuengirola.

Un  buen detalle del pueblo es la visita a un museo etnográfico muy completo a cambio de un euro, otro puntazo a tener en cuenta.

Para rematar la faena, una visita a la oficina municipal de turismo nos descubre que está a cargo de profesionales que saben muy bien lo que hacen y no está atendida por los típicos machacas con ganas de despachar a la gente. 

Hay sitios que dejan ganas de volver y Mijas es uno de ellos.

miércoles, 2 de julio de 2014

GSCMADRID. A LA VANGUARDIA EN SOLUCIONES PROFESIONALES PARA LA HOSTELERÍA.

La empresa madrileña GSC Hostelería tiene su sede en el mismísimo Paseo de la Castellana de la capital y dispone del mayor abanico de soluciones para la optimización de un negocio de restauración o alojamiento.

Lejos quedan ya los tiempos en los que un hotel se organizaba a base de bolígrafo y papel. Ahora todo puede quedar automatizado y adaptado a los tiempos que corren, de manera científica.

GSC no es precisamente una recién llegada al mundo de la informática aplicada a los procesos de mejora en el mundo de la hostelería. Son muchos los hoteles y restaurantes que han confiado en GSC hasta ahora, incluyendo cadenas como Peggy Sue. El portfolio de clientes deja muy claro que tantos y tan buenos negocios no pueden estar equivocados al elegir un proveedor de servicios.

De cara a la explotación de restaurantes GSC ofrece un conjunto de propuestas fácilmente implantables que permiten aumentar beneficios mejorando la atención al cliente y con un control total y absoluto de costes en todo momento. Un buen ejemplo es la telecomanda, que permite a los camareros transmitir los pedidos a la cocina sin desplazamiento físico y con el consiguiente ahorro de tiempo, de manera que se reduzcan las esperas y aumente la rotación de las mesas.

En hostelería no basta con aumentar ingresos, porque lo que cuenta es la rentabilidad. Muchas veces se manejan grandes cantidades de dinero pero el balance es negativo si la gestión es ineficaz.

La clave del éxito de GSC se halla en una tecnología adaptada al personal y que se maneja de modo intuitivo, con una mínima formación en el manejo de las herramientas y sin margen de error para los empleados.

Obviamente la utilidad de los servicios de GSC no se queda ahí sino que va mucho más allá, ya que permiten calcular perfectamente los costes y programar los posibles beneficios, para que el empresario conozca los gastos de explotación y pueda ajustarlos a los precios de venta al público para competir mejor y garantizar la supervivencia en un mundo muy competitivo donde la gestión informatizada no es un lujo sino una necesidad.


Los posibles interesados deberían echar una ojeada a la web de GSC sobre Software Hostelería. Garantizo satisfacción.