Ir al contenido principal

¿HASTA LAS NARICES DE LOS MALOS CAFÉS EN LOS BARES? MEJOR LO LLEVAMOS NOSOTROS.

Estoy hasta el moño de tomar malos cafés en España y no quiero arriesgarme a sufrir más brebajes intragables hechos a base de un pésimo ingrediente, con una mala cafetera y en tazas poco adecuadas. Es que me gusta el buen café y me disgusta el mal café. Lo tomo por el sabor y no por compromiso. En Italia y Portugal no hay que preocuparse porque nadie se atreve a servir un café de baja calidad, pero en España hay que tener mucha suerte para acertar.

Lo primero que hago en una cafetería es mirar la máquina, comprobar la marca y echar una ojeada a cafés ya servidos para evitar riesgos. Si no me convence la propuesta del local, echo mano al bolsillo y saco una monodósis formato ESE que es compatible con cualquier cafetera profesional, pido que me hagan el café con ella y que me lo cobren como si tal cosa. Normalmente nadie se niega y consigo tomar un buen café cuando estoy de viaje, lejos de mi casa y de mis Tassimo, Stracto y Dolce Gusto.

Ahora que gracias a Nespresso y otras marcas los españoles han descubierto que el café puede saber bien, resulta penoso que millares de bares nacionales sigan trabajando con torrefactos y mezclas baratas que decepcionan a propios y extraños. Un café deja una ganancia del 1000% si se usan ingredientes de baja calidad y todavía se gana mucho dinero sirviéndolo del bueno. En España y Francia el problema es recurrente. 

Ya sé que parece mucha chulería llevar en el coche un lote de monodósis ESE, inventado por Illy y que se comercializa bajo muchas marcas, pero no me queda más remedio, sobre todo cuando se trata de desayunar en un hotel. En algunos de lujo tienen Nespresso y en otros más humildes usan Stracto, pero no son más que excepciones.

Una torrefactora francesa a la que felicité por la calidad de su producto me comentó que la hostelería local no estaba interesada porque prefería los cafés de los distribuidores, mucho más baratos. Ya se ve que a demasiados hosteleros no les interesa nada la satisfacción del cliente sino los márgenes de ganancia.

Si el lector decide hacerme un poco de caso puede hacerse con esas monodósis en muchos supermercados y aprovecharlas durante sus viajes por España. 

Aprovecho para comentar que felizmente en muchas zonas de Galicia y Extremadura consumen la marca portuguesa Delta y eso se nota para bien.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿CUÁNTO SE PUEDE PAGAR POR UN DESAYUNO?

Quizás el lector no sepa que publico mensualmente en una revista profesional para hoteleros. Insisto muy a menudo en que los desayunos no pueden cobrarse más caros que una comida de menú en el restaurante que siempre hay cerca del hotel. Me horripila ver cómo algunos establecimientos se atreven a cobrar por encima de los doce euros por un buffet y no ofrecen alternativas para los clientes que símplemente quieren tomar un café y un croissant, ya que a esas horas cierran la cafetería.
Naturalmente que el hotel es de los dueños y hacen con su negocio lo que quieran, pero lo que consiguen es que la mayor parte de los huéspedes se largue a la cafetería de enfrente. Da igual dónde se construya un hotel porque enseguida aparece un bar a pocos metros y allí se dan cita los clientes que huyen de precios propios de barra americana. Claro que hay clientes a quienes la empresa les paga todos los gastos pero los del fin de semana no están para pulirse 25 euros del ala por pareja por muy bueno que e…

VIAJAR CON ROPA VIEJA

El título del post puede resultar intrigante y sin embargo la idea es muy sencilla. Se trata de utilizar en los viajes toda aquella ropa que se halla en nuestro armario y no tenemos pensado utilizar en la vida cotidiana pero tampoco tiramos porque nos da pena. Una solución es donarla, aunque los contenedores de prendas usadas están a tope y parece que lo que les sobra a las ONG es ropa vieja. No tiene mucho sentido gastar en armarios para guardar ropa que no se usa y que acaberemos tirando.
La propuesta consiste en usar y tirar, no lavar ni guardar. Hacemos la maleta con todo aquello que nos sobra y según van pasando los días nos deshacemos de ella, preferiblemente de modo ecológico y no arrojándola a la basura. Por una parte sacamos partido del dinero que invertimos en su momento y simplificamos el viaje notablemente porque ocurren varias cosas:
-No temos que facturar equipaje a la vuelta si viajamos en avión y además del coste económico que ello supone en algunas compañías, el emba…

NAVAJA EXTRAPLANA PARA VIAJAR.

Hay ocasiones en las que viajo de apartamento y aunque haya casi de todo, la cafetera me la llevo de casa, junto con algunos artilugios que me faciliten la vida, no sea que vayan a faltar y me amarguen la existencia.
Otras veces voy de hotel y eso ya es distinto. No siempre puedes cargar con chirimbolos. Lo que pasa es que en ocasiones surgen emergencias varias tales como abrir una botella, cortar un bollo de pan o abrir una lata que no lleva abrefácil.
Para eso ha nacido la navaja extraplana, que cabe en la cartera y cuesta doce dólares comprándola en http://www.fishboy.com/BCB_Mini_Work_Tool_p/tool_bcb_survival.htm