Ir al contenido principal

PICARESCA TUNECINA



Túnez es un destino turístico bastante visitado por los españoles. Los viajes a ese país son baratos y la infraestructura hotelera es excelente. En cuanto a la seguridad, no hay ningún problema y las posibilidades de sufrir un robo son menores que en los puntos de origen de los viajeros. Los tunecinos son muy agradables con el turista y el país ofrece atractivos para pasar una semana muy entretenida.

Lo único que nos puede molestar es la desmedida afición a intentar a vendernos una alfombra a toda costa, incluso tras manifestar que no tenemos ningún interés en tal producto. Por eso los zocos y las medinas son agobiantes para el turista que sólo quiere mirar con calma y preferiría precios fijos antes que ponerse a regatear.

Uno de los trucos más repetidos consiste en lo siguiente. En plena calle somos abordados por un indivíduo de buen aspecto que dice conocernos porque trabaja en el hotel en el que estamos alojados. Previamente se ha informado de nuestra procedencia gracias al taxista que nos ha depositado en la ciudad. Inmediatamente nos comenta que justo hoy es el último día de la fiesta de la lana y se ofrece a acompañarnos para indicarnos el lugar. No nos van a robar pero sí se empecinarán en que visitemos una tienda de alfombras donde nos invitarán a un té y nos prondrán conversación. Uno se siente engañado y se da el piro con cualquier excusa. El falso empleado suele hablar varios idiomas y opera a comisión con el vendedor de alfombras.

Incluso puede ocurrir que el personaje que nos interpela parezca lo más alejado de un comisionista, ofreciendo una conversación culta y alejada de lo comercial. Da igual porque el viajero acabará en un almacen de alfombras donde te intentan encasquetar una como sea.
Hay algunas cosas que uno se puede traer de Túnez, como el magnífico aceite de oliva Rúspina, el meritorio vino Magon o una jaula de pájaros con la puerta abierta para invocar a la libertad.
Túnez huele casi siempre a jamín por doquier y la gente es muy amigable. Puedes entrar a una confitería de la capital y los clientes te darán conversación símplemente por el placer de conocer a alguien de otro país, sin que en ese caso quieran venderte nada.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿CUÁNTO SE PUEDE PAGAR POR UN DESAYUNO?

Quizás el lector no sepa que publico mensualmente en una revista profesional para hoteleros. Insisto muy a menudo en que los desayunos no pueden cobrarse más caros que una comida de menú en el restaurante que siempre hay cerca del hotel. Me horripila ver cómo algunos establecimientos se atreven a cobrar por encima de los doce euros por un buffet y no ofrecen alternativas para los clientes que símplemente quieren tomar un café y un croissant, ya que a esas horas cierran la cafetería.
Naturalmente que el hotel es de los dueños y hacen con su negocio lo que quieran, pero lo que consiguen es que la mayor parte de los huéspedes se largue a la cafetería de enfrente. Da igual dónde se construya un hotel porque enseguida aparece un bar a pocos metros y allí se dan cita los clientes que huyen de precios propios de barra americana. Claro que hay clientes a quienes la empresa les paga todos los gastos pero los del fin de semana no están para pulirse 25 euros del ala por pareja por muy bueno que e…

VIAJAR CON ROPA VIEJA

El título del post puede resultar intrigante y sin embargo la idea es muy sencilla. Se trata de utilizar en los viajes toda aquella ropa que se halla en nuestro armario y no tenemos pensado utilizar en la vida cotidiana pero tampoco tiramos porque nos da pena. Una solución es donarla, aunque los contenedores de prendas usadas están a tope y parece que lo que les sobra a las ONG es ropa vieja. No tiene mucho sentido gastar en armarios para guardar ropa que no se usa y que acaberemos tirando.
La propuesta consiste en usar y tirar, no lavar ni guardar. Hacemos la maleta con todo aquello que nos sobra y según van pasando los días nos deshacemos de ella, preferiblemente de modo ecológico y no arrojándola a la basura. Por una parte sacamos partido del dinero que invertimos en su momento y simplificamos el viaje notablemente porque ocurren varias cosas:
-No temos que facturar equipaje a la vuelta si viajamos en avión y además del coste económico que ello supone en algunas compañías, el emba…

TRUCOS PARA VIAJAR. LLEVAR UNA MALETA VACÍA.

Ir de viaje mola pero hay que cargar con las maletas y hay una ley universal que dice que salen tan repletas que la vuelta se complica porque inevitablemente la carga que se marchó de casa se verá siempre incrementada a la vuelta, a no ser que vayamos tirando algo por el camino.

Mi recomendación personal es llevar siempre una maleta vacía, de preferencia de formato flexible y plegable, de materiales que pesen muy poco y que pueda llevarse dentro de otra, aunque también podemos utilizarla para incluir la principal dentro de ésta, de manera que la más importante quede protegida en caso de rotura. Suena original e ingenioso y así es.

A lo largo del viaje se nos irá ensuciando la ropa y no sería conveniente guardar la que hay que lavar con la limpia. En no pocos destinos hay lavanderías pero generalmente esperamos a llegar a casa. Para eso nos irá de perlas la maleta vacía, en la que podremos guardar la ropa sucia (mejor envuelta en bolsas) y también algunas compras que hayamos hecho.

Normal…