Ir al contenido principal

¿COMPENSA PAGAR SIEMPRE PEAJE?



Eso depende de cada uno. Si usted viaja con un vehículo de gasolina que cuesta más de 50.000 euros parece un poco ridículo andar ahorrando en esas cosas, pero para la mayoría de mortales los peajes son una trastada que encarece el viaje y sobre todo en determinadas rutas donde la alternativa de la carretera nacional es prácticamente disuasoria, tal y como ocurre entre Barcelona y Valencia o Bilbao y San Sebastián. En ese último caso el trazado de la nacional hace que el tiempo de viaje se duplique como mínimo y encima el gasto de combustible crece bastante, incrementandose en un 50% fácilmente. En el tramo de peaje de la A-8 el peaje cuesta ahora la mitad que hace diez años; lo que no ha cambiado es su agresivo trazado.

En Andalucía el peaje es casi inexistente y en Cataluña ya sólo les falta que las calles sean de pago. De vez en cuando la opción de circular por nacionales no aumenta demasiado el tiempo de viaje y encima nos ahorramos una pasta. Entre Lérida y Barcelona podemos movernos por la N-II, que es una autovía gratuita como alternativa al paso por la de pago; hay mucho tránsito de camiones pero nos ahorramos 12 euros, que no son moco de pavo.

Si lo que estamos haciendo es turismo entonces habría que replantearse si merece la pena pagar cuando no tenemos prisa y encima podemos ver el paisaje con más calma y mejores servicios a pie de carretera. Lo que está muy claro es que la autopista aporta mayor seguridad por sistema.

En un viaje entre Irún y París el coste de los peajes es de unos 60 euros. Si tenemos en cuenta que se puede dormir por menos de 40 euros en un hotel digno, entonces igual compensa partir el viaje en dos etapas y aprovechar para conocer el pais con tranquilidad. Además tendremos a nuestra disposición gasolineras más baratas.

Lo que resulta ruinoso es meterse entre pecho y espalda mil kilómetros en una sola jornada y todo por nacionales esquivando los peajes. Lo que pueden ser ocho o nueve horas de conducción acaban pasando de catorce y la fatiga pasa factura incluso con dos conductores a turnos. En ese caso el presunto ahorro de un puñado de euros no compensa si tenemos en cuenta que se incrementan las posibilidades de sufrir un accidente y terminaremos con dolor de cabez y un cansancio agotador que nos dejará hechos polvo para el día siguiente.

Mi sugerencia para los viajes con mucho kilometraje es dividirlos en etapas razonables. Seis horas de conducción al día dejan mucho tiempo libre y el cuerpo lo agradece. Si nos evitamos los peajes tendremos incluso para pernoctar en un hotel. Lástima que en numerosos casos las alternativas dejen mucho que desear.

Felicitémonos porque tenemos muchas autovías gratuitas, cosa que no es tan habitual en Francia. En Alemania e Inglaterra no y hay vías de peaje y en Suiza y Austria se paga una viñeta, anual en el primer caso y temporal en el segundo. No obstante, lo mío son las carreteras secundarias que es donde late la vida de un pueblo.

Aquí queda el enlace a un mapa interactivo de las autopistas de peaje en España.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿CUÁNTO SE PUEDE PAGAR POR UN DESAYUNO?

Quizás el lector no sepa que publico mensualmente en una revista profesional para hoteleros. Insisto muy a menudo en que los desayunos no pueden cobrarse más caros que una comida de menú en el restaurante que siempre hay cerca del hotel. Me horripila ver cómo algunos establecimientos se atreven a cobrar por encima de los doce euros por un buffet y no ofrecen alternativas para los clientes que símplemente quieren tomar un café y un croissant, ya que a esas horas cierran la cafetería.
Naturalmente que el hotel es de los dueños y hacen con su negocio lo que quieran, pero lo que consiguen es que la mayor parte de los huéspedes se largue a la cafetería de enfrente. Da igual dónde se construya un hotel porque enseguida aparece un bar a pocos metros y allí se dan cita los clientes que huyen de precios propios de barra americana. Claro que hay clientes a quienes la empresa les paga todos los gastos pero los del fin de semana no están para pulirse 25 euros del ala por pareja por muy bueno que e…

VIAJAR CON ROPA VIEJA

El título del post puede resultar intrigante y sin embargo la idea es muy sencilla. Se trata de utilizar en los viajes toda aquella ropa que se halla en nuestro armario y no tenemos pensado utilizar en la vida cotidiana pero tampoco tiramos porque nos da pena. Una solución es donarla, aunque los contenedores de prendas usadas están a tope y parece que lo que les sobra a las ONG es ropa vieja. No tiene mucho sentido gastar en armarios para guardar ropa que no se usa y que acaberemos tirando.
La propuesta consiste en usar y tirar, no lavar ni guardar. Hacemos la maleta con todo aquello que nos sobra y según van pasando los días nos deshacemos de ella, preferiblemente de modo ecológico y no arrojándola a la basura. Por una parte sacamos partido del dinero que invertimos en su momento y simplificamos el viaje notablemente porque ocurren varias cosas:
-No temos que facturar equipaje a la vuelta si viajamos en avión y además del coste económico que ello supone en algunas compañías, el emba…

TRUCOS PARA VIAJAR. LLEVAR UNA MALETA VACÍA.

Ir de viaje mola pero hay que cargar con las maletas y hay una ley universal que dice que salen tan repletas que la vuelta se complica porque inevitablemente la carga que se marchó de casa se verá siempre incrementada a la vuelta, a no ser que vayamos tirando algo por el camino.

Mi recomendación personal es llevar siempre una maleta vacía, de preferencia de formato flexible y plegable, de materiales que pesen muy poco y que pueda llevarse dentro de otra, aunque también podemos utilizarla para incluir la principal dentro de ésta, de manera que la más importante quede protegida en caso de rotura. Suena original e ingenioso y así es.

A lo largo del viaje se nos irá ensuciando la ropa y no sería conveniente guardar la que hay que lavar con la limpia. En no pocos destinos hay lavanderías pero generalmente esperamos a llegar a casa. Para eso nos irá de perlas la maleta vacía, en la que podremos guardar la ropa sucia (mejor envuelta en bolsas) y también algunas compras que hayamos hecho.

Normal…