Ir al contenido principal

BARRA, SALA Y TERRAZA. LOS PRECIOS PUEDEN VARIAR.


Muchos españoles regresan de Francia escandalizados por los precios de las bebidas en bares, cafeterías y restaurantes. Hay que tener claro que mientras en España los establecimientos de hostelería forman parte de la idiosincrasia nacional y la gente se pasa media vida de bar en bar, en Francia estos sitios son más bien un pequeño lujo y no un lugar que se pueda frecuentar a diario. Digamos que en España los bares son locales de primera necesidad sin los que la vida social se resiente mucho. Obviamente no podemos viajar a otro país y pedir que las cosas sean iguales que donde residimos. Toda vez que los sueldos en Francia son más altos es comprensible que los precios de las consumiciones sean algo más elevados.

Lo importante que debe saber el turista es que sentarse en una mesa dentro del local o en la terraza es un plus que casi siempre tiene un pequeño suplemento, el cual podemos ahorrarnos tomando la consumición en la barra, a la que se le denomina "comptoir". Las mesas de dentro se consideran "salle" y las de fuera "terrasse". Claro está que lo que se cobra en terraza incluye el concepto de apalanque durante un buen rato. Las mejores terrazas de las ciudades más turísticas ostentan precios agresivamente caros porque se pueden permitir el lujo de cobrar un café a tres o más euros ya que renuevan diariamente la clientela. Los lujos se pagan y sentarse eleva la factura. Ojo porque no siempre los precios suben en todos los bares de Francia si nos sentamos fuera, pero si lo que queremos es un refresco símplemente, hay que tomarlo en barra para evitar sorpresas.

En Italia los precios de las terrazas pueden rayar lo criminal y es mejor no arriesgarse por si acaso, puesto que los precios son ocultados sistemáticamente. En Portugal curiosamente el precio es casi idéntico dentro o fuera. Cuidadín con los grandes clavaderos europeos, como las terrazas de las mejores plazas de Praga, que casi se podrían definir como el robo legalizado.

Mejor mirar siempre las listas de precios antes de entrar. Generalmente vale más entrar a un Mc Donalds donde los precios están muy claros y tienen terrazas hasta en la Piazza del Duomo de Milán, con los servicios siempre limpios y tarifas globalizadas que ayudan a soportar mejor los gastos del viaje.

Recuerde el lector que mientras en España el agua mineral se consume a espuertas en el resto del continente se considera una frivolidad pedirla y se paga carilla. Es complicado encontrar agua sin gas en la mayor parte de Europa porque se suele servir gasificada por defecto.
Barra, sala y terraza pueden tener diferentes precios así que mejor ir a lo seguro.

Comentarios

Toni ha dicho que…
Efectívamente, la bebida y sobre todo el alcohol es más cara en Francia, aunque cada vez hay menos diferencia.

Lo que ha dado la vuelta es en los precios de las comidas. Estuve este mes pasado por Francia y desde que han bajado el IVA de los restaurantes al 5,50% he visto que a igual nivel de restaurante es más barato que aquí en zonas fronterizas.
En un sitio tan turísitico como Collioure se podía comer más barato que por ejemplo en Roses en sitios similares.
Y a partir de julio próximo al subir el IVA aquí, más diferencial de preicos.
Toni ha dicho que…
Se me olvidó comentar que en Francia le aplican un 19,60% de IVA al alcohol. La diferencia de precios tiene que ser forzosa, aunque hace no mucho en Las Landas se podía tomar una caña por 2€.
Unknown ha dicho que…
Pues no puedo estar más que de acuerdo. Deberías mencionar el caso de Grecia, que tiene uno de los cafés más caros del mundo. También me llama la atención cada vez que los veo en Madrid y me asalta la misma duda: Còmo es posible que haya Starbucks Coffee en España, con lo caros que son allí los cafés y con lo buenos que son los de aquí ? Y encima a mejor precio ¡¡¡¡¡
Francisco Miranda ha dicho que…
La gente no se equivoca tan fácilmente. Starbucks sirve muy buenos cafés aunque los precios son desmesurados e incluyen la estancia prolongada en el local.

El café español es bastante malo en general y se sirve por ahí demasiado torrefacto. Para los habituados al café de Portugal o Italia, lo nuestro no da la talla. En Canarias me encontré con algunos de los peores de mi vida. Mejores son los de Barcelona y Bilbao.

Digamos que aquí no se toma buen café y entonces es normal que funcione un Starbucks.
Vuelos Baratos ha dicho que…
Qué sobrecoste tiene tomar el servicio que sea en terraza? Realmente hay un coste extra por recoger el montaje, o es simplemente algo establecido, y que en otros países tiene mayor precio, para aprovechar los pocos meses en los que pueden hacerlo por el clima...?
Francisco Miranda ha dicho que…
Inicialmente los franceses fueron pioneros en cobrar el suplemento de terraza en una época en la que hubo fijación de precios gubernamental dentro de los locales y con ese sistema se conseguía mayor rentabilidad.

Teóricamente el establecimiento ha de pagar los impuestos municipales por la ocupación de la acera.

Por supuesto que últimamente la terraza es el rincón de los fumadores, al menos de momento...
Francisco Miranda ha dicho que…
Por cierto que entrando en el enlace de Vuelos Baratos del comentarista anterior se llega a una web denominada Placebreak que hace saltar el antivirus por la presencia de un troyano.
Toni ha dicho que…
Se me olvidó comentar que hace unos días en una cafetería en Francia en Sant-Girons, un café con leche grande y un croissant, 1,90€ total. A ver dónde te cobran eso en España.
Placebreak ha dicho que…
Hola Francisco, sentimos la inconveniencia pero lo que comentas es debido a una interpretación errónea del código por parte del antivirus, pero no es peligroso. Normalmente no debería saltar nada.

Un saludo.

Entradas populares de este blog

¿CUÁNTO SE PUEDE PAGAR POR UN DESAYUNO?

Quizás el lector no sepa que publico mensualmente en una revista profesional para hoteleros. Insisto muy a menudo en que los desayunos no pueden cobrarse más caros que una comida de menú en el restaurante que siempre hay cerca del hotel. Me horripila ver cómo algunos establecimientos se atreven a cobrar por encima de los doce euros por un buffet y no ofrecen alternativas para los clientes que símplemente quieren tomar un café y un croissant, ya que a esas horas cierran la cafetería.
Naturalmente que el hotel es de los dueños y hacen con su negocio lo que quieran, pero lo que consiguen es que la mayor parte de los huéspedes se largue a la cafetería de enfrente. Da igual dónde se construya un hotel porque enseguida aparece un bar a pocos metros y allí se dan cita los clientes que huyen de precios propios de barra americana. Claro que hay clientes a quienes la empresa les paga todos los gastos pero los del fin de semana no están para pulirse 25 euros del ala por pareja por muy bueno que e…

VIAJAR CON ROPA VIEJA

El título del post puede resultar intrigante y sin embargo la idea es muy sencilla. Se trata de utilizar en los viajes toda aquella ropa que se halla en nuestro armario y no tenemos pensado utilizar en la vida cotidiana pero tampoco tiramos porque nos da pena. Una solución es donarla, aunque los contenedores de prendas usadas están a tope y parece que lo que les sobra a las ONG es ropa vieja. No tiene mucho sentido gastar en armarios para guardar ropa que no se usa y que acaberemos tirando.
La propuesta consiste en usar y tirar, no lavar ni guardar. Hacemos la maleta con todo aquello que nos sobra y según van pasando los días nos deshacemos de ella, preferiblemente de modo ecológico y no arrojándola a la basura. Por una parte sacamos partido del dinero que invertimos en su momento y simplificamos el viaje notablemente porque ocurren varias cosas:
-No temos que facturar equipaje a la vuelta si viajamos en avión y además del coste económico que ello supone en algunas compañías, el emba…

TRUCOS PARA VIAJAR. LLEVAR UNA MALETA VACÍA.

Ir de viaje mola pero hay que cargar con las maletas y hay una ley universal que dice que salen tan repletas que la vuelta se complica porque inevitablemente la carga que se marchó de casa se verá siempre incrementada a la vuelta, a no ser que vayamos tirando algo por el camino.

Mi recomendación personal es llevar siempre una maleta vacía, de preferencia de formato flexible y plegable, de materiales que pesen muy poco y que pueda llevarse dentro de otra, aunque también podemos utilizarla para incluir la principal dentro de ésta, de manera que la más importante quede protegida en caso de rotura. Suena original e ingenioso y así es.

A lo largo del viaje se nos irá ensuciando la ropa y no sería conveniente guardar la que hay que lavar con la limpia. En no pocos destinos hay lavanderías pero generalmente esperamos a llegar a casa. Para eso nos irá de perlas la maleta vacía, en la que podremos guardar la ropa sucia (mejor envuelta en bolsas) y también algunas compras que hayamos hecho.

Normal…