Ir al contenido principal

LA CAFETERA VIAJERA


Pues sí, nada más y nada menos que la cafetera viajera, que puede ser cualquiera si el viajero lo desea. Se trata de una solución para los desayunos de bajo coste. ¿Harto de los precios de los desayunos en los hoteles? Llévese su propia cafetera. ¿Hasta el moño de bebedizos infumables y aguachirles con color de agua de fregar? Elija su propio café. ¿Cansado de madrugar en plenas vacaciones para llegar a tiempo para el desayuno? Hágalo a cualquier hora y todas las veces que lo desée. No se sienta obligado a consumir un buffet libre que no desea cuando le bastaría con un café sólo o con leche.

Y si cuento todo esto es porque ya lo he experimentado en varias ocasiones, durante viajes de esos de catorce días por Europa. Si calculamos sobre la base de dos personas a un mínimo de ocho euros diarios por desayuno, en diez días el ahorro es de 160 eurazos del ala, lo que muy bien puede pagar tres noches más de hotel en Francia (que por allí el alojamiento anda barato) o dos llenados de depósito del coche en Suiza o dos cenas de superlujo en Bretaña o el Perigord.

Se lleva uno la cafetera de casa y el café de la marca que le apetezca. Para lo de la leche recurriremos a los pequeños envases individuales en tetrabrick y el azúcar en sobrecillos; las cucharillas, de plástico, todo ello en una discreta maletita. Lo sólido lo compraremos donde nos cuadre, sean croissants, mantecadas de Astorga, corbatas de Unquera, sobaos pasiegos o nuestro peculiar capricho. Y encima podremos tomar zumo de naranja 100%, no recién exprimido pero sí de calidad, que hay muchas marcas que envasan en formatos individuales.

Me van a matar los hoteleros pero ya he publicado artículos sobre el tema en revistas profesionales como el que se puede ver en este enlace. Por cierto que en Inglaterra el desayuno suele ir incluido y encima tenemos una bandeja de cortesía en la habitación para preparar un café o una infusión.

Lo curioso es que al lado de cada nuevo hotel aparece una cafetería destinada a absorber a los clientes del hotel que no desean pagar cantidades desmesuradas por sus consumiciones. Para un viajero medio un desayuno no puede costar tanto como una comida y probablemente pase de desayunar antes que pagar una primada. Si por lo menos nos dan la opción de desayunar lo que queramos en lugar de obligarnos al buffet, algo es algo, pero normalmente los precios de los desayunos en los hoteles españoles andan muy altos.

Contra la crisis, imaginación. Para los viajes de bajo coste, la cafetera viajera. Hay destinos tan caros que casi compensa comprar una cafetera allí, usarla y dejarla (o traerla a casa) antes que pagar el de dos noches. Próximamente más consejos novedosos y poco vistos.
En 2010 me llevé de vacaciones una Dolce Gusto que me regalaron y aunque los cafés no salen precisamente regalados, el sistema de cápsulas es muy cómodo. Encima puedes desayunar en pijama, cosa que no está muy bien vista en los comedores.
A ver cuándo inventan una cafetera conectable al encendedor del coche...

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿CUÁNTO SE PUEDE PAGAR POR UN DESAYUNO?

Quizás el lector no sepa que publico mensualmente en una revista profesional para hoteleros. Insisto muy a menudo en que los desayunos no pueden cobrarse más caros que una comida de menú en el restaurante que siempre hay cerca del hotel. Me horripila ver cómo algunos establecimientos se atreven a cobrar por encima de los doce euros por un buffet y no ofrecen alternativas para los clientes que símplemente quieren tomar un café y un croissant, ya que a esas horas cierran la cafetería.
Naturalmente que el hotel es de los dueños y hacen con su negocio lo que quieran, pero lo que consiguen es que la mayor parte de los huéspedes se largue a la cafetería de enfrente. Da igual dónde se construya un hotel porque enseguida aparece un bar a pocos metros y allí se dan cita los clientes que huyen de precios propios de barra americana. Claro que hay clientes a quienes la empresa les paga todos los gastos pero los del fin de semana no están para pulirse 25 euros del ala por pareja por muy bueno que e…

VIAJAR CON ROPA VIEJA

El título del post puede resultar intrigante y sin embargo la idea es muy sencilla. Se trata de utilizar en los viajes toda aquella ropa que se halla en nuestro armario y no tenemos pensado utilizar en la vida cotidiana pero tampoco tiramos porque nos da pena. Una solución es donarla, aunque los contenedores de prendas usadas están a tope y parece que lo que les sobra a las ONG es ropa vieja. No tiene mucho sentido gastar en armarios para guardar ropa que no se usa y que acaberemos tirando.
La propuesta consiste en usar y tirar, no lavar ni guardar. Hacemos la maleta con todo aquello que nos sobra y según van pasando los días nos deshacemos de ella, preferiblemente de modo ecológico y no arrojándola a la basura. Por una parte sacamos partido del dinero que invertimos en su momento y simplificamos el viaje notablemente porque ocurren varias cosas:
-No temos que facturar equipaje a la vuelta si viajamos en avión y además del coste económico que ello supone en algunas compañías, el emba…

TRUCOS PARA VIAJAR. LLEVAR UNA MALETA VACÍA.

Ir de viaje mola pero hay que cargar con las maletas y hay una ley universal que dice que salen tan repletas que la vuelta se complica porque inevitablemente la carga que se marchó de casa se verá siempre incrementada a la vuelta, a no ser que vayamos tirando algo por el camino.

Mi recomendación personal es llevar siempre una maleta vacía, de preferencia de formato flexible y plegable, de materiales que pesen muy poco y que pueda llevarse dentro de otra, aunque también podemos utilizarla para incluir la principal dentro de ésta, de manera que la más importante quede protegida en caso de rotura. Suena original e ingenioso y así es.

A lo largo del viaje se nos irá ensuciando la ropa y no sería conveniente guardar la que hay que lavar con la limpia. En no pocos destinos hay lavanderías pero generalmente esperamos a llegar a casa. Para eso nos irá de perlas la maleta vacía, en la que podremos guardar la ropa sucia (mejor envuelta en bolsas) y también algunas compras que hayamos hecho.

Normal…