Ir al contenido principal

VACACIONES GRATIS

La casa de la foto puede ser nuestra durante dos semanas a cambio de prestar la propia.

La crisis comienza a pasar factura y estimula la imaginación. Si echamos una ojeada a los precios de temporada alta nos daremos cuenta de que es una trastada que todo el mundo se vaya de vacaciones a la vez porque eso hace que la demanda sea brutal y los precios asciendan exponencialmente. Una vez en septiembre las tarifas se suavizan pero ya no es tan sencillo disponer de días de asueto para disfrutar las vacaciones.

Irse de hotel implica gastar en pensión alimenticia y marchar de apartamento presupone pagar por el alquiler, así que no estaría mal una fórmula que nos permitiera reducir gastos. Seguramente que el lector ha oído hablar de los intercambios de vivienda desde hace años; pues bien, se trata de una excelente fórmula de vacaciones que limita los gastos al mínimo, ya que nos ahorramos el alquiler y a partir de ahí el dinero que gastamos es el mismo que si estuviéramos en nuestra propia casa. Obviamente los hogares son sitios muy íntimos y privados para los españoles y no es tan sencillo dejar la casa en manos de desconocidos aunque vayamos a un alojamiento mejor que el que ofrecemos. Para eso está la opción de poner en intercambio las segundas residencias y además no necesariamente de manera simultánea, puesto que podemos ofrecer nuestra segunda vivienda en unas fechas y viajar en otras.

Internet ha facilitado enormemente la gestión de estos asuntos y hoy en día ya es posible negociar un intercambio de viviendas que nos facilita las vacaciones si no queremos arruinarnos.Las posibilidades son enormes y abarcan todo el mundo, por lo que un apartamento en Madrid puede cambiarse fácilmente por otro en París y una casa en Torrevieja puede transformarse en una villa cerca de Niza, por eso de ir variando cada año. Lo mismo que la multipropiedad pero sin ninguno de los inconvenientes.

Para ir viendo las ventajas del sistema podemos ir a http://www.intercambiocasas.com/, donde encontraremos una impresionante selección de alojamientos intercambiables. Naturalmente que hay que pagar una cuota anual, pero compensa. No siempre es sencillo que alguien quiera ir donde el lector viva ni tan fácil que tengan justo lo que buscamos, pero como hay muchos usuarios abiertos a todo, no es nada raro que un gallego viaje a Nueva York y el norteamericano acabe en Lugo.

Por mi parte voy a ir planteándome la opción para el año que viene. Por cierto que siempre podemos limitar partes de la casa poniendo cerradura o delimitar zonas de uso. Es curioso que muchas veces te ofrecen alojamiento para 8 o 10 personas y a cambio sólamente lo piden para dos. En ocasiones tendrás que alimentar al perro y al gato de la familia mientras que ellos lo harán por ti.

Hay gente jubilada que se pasa el año por todo el mundo a coste cero símplemente cediendo su vivienda y recorriendo países sin gastar casi nada.

La web de referencia es http://www.intercambiocasas.com/. Hay otras que se dedican a lo mismo pero ésta les gana por goleada.

Comentarios

Toni ha dicho que…
Debe ser que ya estoy mayor, pero yo no le dejo mi casa, sólo tengo una, a un desconocido ni borracho.

Entradas populares de este blog

¿CUÁNTO SE PUEDE PAGAR POR UN DESAYUNO?

Quizás el lector no sepa que publico mensualmente en una revista profesional para hoteleros. Insisto muy a menudo en que los desayunos no pueden cobrarse más caros que una comida de menú en el restaurante que siempre hay cerca del hotel. Me horripila ver cómo algunos establecimientos se atreven a cobrar por encima de los doce euros por un buffet y no ofrecen alternativas para los clientes que símplemente quieren tomar un café y un croissant, ya que a esas horas cierran la cafetería.
Naturalmente que el hotel es de los dueños y hacen con su negocio lo que quieran, pero lo que consiguen es que la mayor parte de los huéspedes se largue a la cafetería de enfrente. Da igual dónde se construya un hotel porque enseguida aparece un bar a pocos metros y allí se dan cita los clientes que huyen de precios propios de barra americana. Claro que hay clientes a quienes la empresa les paga todos los gastos pero los del fin de semana no están para pulirse 25 euros del ala por pareja por muy bueno que e…

VIAJAR CON ROPA VIEJA

El título del post puede resultar intrigante y sin embargo la idea es muy sencilla. Se trata de utilizar en los viajes toda aquella ropa que se halla en nuestro armario y no tenemos pensado utilizar en la vida cotidiana pero tampoco tiramos porque nos da pena. Una solución es donarla, aunque los contenedores de prendas usadas están a tope y parece que lo que les sobra a las ONG es ropa vieja. No tiene mucho sentido gastar en armarios para guardar ropa que no se usa y que acaberemos tirando.
La propuesta consiste en usar y tirar, no lavar ni guardar. Hacemos la maleta con todo aquello que nos sobra y según van pasando los días nos deshacemos de ella, preferiblemente de modo ecológico y no arrojándola a la basura. Por una parte sacamos partido del dinero que invertimos en su momento y simplificamos el viaje notablemente porque ocurren varias cosas:
-No temos que facturar equipaje a la vuelta si viajamos en avión y además del coste económico que ello supone en algunas compañías, el emba…

TRUCOS PARA VIAJAR. LLEVAR UNA MALETA VACÍA.

Ir de viaje mola pero hay que cargar con las maletas y hay una ley universal que dice que salen tan repletas que la vuelta se complica porque inevitablemente la carga que se marchó de casa se verá siempre incrementada a la vuelta, a no ser que vayamos tirando algo por el camino.

Mi recomendación personal es llevar siempre una maleta vacía, de preferencia de formato flexible y plegable, de materiales que pesen muy poco y que pueda llevarse dentro de otra, aunque también podemos utilizarla para incluir la principal dentro de ésta, de manera que la más importante quede protegida en caso de rotura. Suena original e ingenioso y así es.

A lo largo del viaje se nos irá ensuciando la ropa y no sería conveniente guardar la que hay que lavar con la limpia. En no pocos destinos hay lavanderías pero generalmente esperamos a llegar a casa. Para eso nos irá de perlas la maleta vacía, en la que podremos guardar la ropa sucia (mejor envuelta en bolsas) y también algunas compras que hayamos hecho.

Normal…