Ir al contenido principal

LOS HOTELES DEL FUTURO FUNCIONARÁN COMO LAS AEROLÍNEAS DE BAJO COSTE.

El escenario al que me refiero no es ni mucho menos ciencia ficción por lo que puede llegar antes de lo que pensamos.

Reservamos un hotel en la web de Barathotel.com y nos encontramos con que nos ofrecen habitaciones a 10 euros la noche. Ahora bien, hay que conocer los suplementos a ese precio en función de nuestras necesidades.

-Uso de sábanas obligatorio con suplemento de diez euros que usted se puede ahorrar si se las trae de casa. La cama la hace el cliente, por supuesto.

-Uso de toallas voluntario con un suplemento de cinco euros que podemos evitar si las llevamos nosotros.

-Uso del cuarto de baño de pago, con suplemento de cinco euros, que no deberemos abonar si evitamos ducharnos y hacer aguas mayores o menores.

-Televisión de pago por monedas al estilo de los hospitales, cinco euros diarios que no gastaremos si pasamos de ella.

-Aire acondicionado y calefacción disponibles previo pago con monedas, unos cinco euros al día que no pagaremos si aceptamos achicharrarnos o morirnos de frío.

-Wifi de pago. Un euro por hora. Barato si lo comparamos con otros sitios. No llevamos el ordenador y ya está.

-Tasa ecológica de cinco euros diarios por uso de electricidad para iluminación, cargar baterías, etc. Llevando linterna nos los ahorramos.

-Suplemento de cinco euros por segunda persona. No vayas en compañía y problema resuelto.

-No hay servicio de desayunos sino máquinas automáticas expendedoras de café y bollería.

-Parking de pago. Diez euros por noche.

-Hora extra de estancia. Diez euros por hora.

-Suplemento del 5% en pagos con tarjeta de crédito.

-Utilización de armarios para guardar la ropa, cinco euritos extra.

-El teléfono de la habitación funciona con monedas.

-Habitaciones con ventanas, cinco euros más.

-Acceso al ascensor, un euro cada uso.

-Suplemento de cinco euros por estancia de una sola noche.

-En estancias de dos o más noches, suplemento de cinco euros por limpieza de habitación y hacer las camas.

Por cierto que si usted está leyendo este texto en otra web que no sea todohosteleria.blogspot.com es que me han plagiado y copian los contenidos que creo para aprovecharse de ellos sin ningún esfuerzo.

Como vemos, Barathotel.com vende habitaciones a diez euros pero al final acabaremos pagando bastante más a poco que nos descuidemos y pretendamos obtener un servicio similar al que ahora obtenemos con hoteles convencionales. La diferencia con las low cost de la aviación es que en alojamiento siempre hay muchas más opciones y en vuelos generalmente hay muy pocas y justo en las únicas donde existe la competencia es donde se da el mejor servicio.

¿Fantasía?

Ya veremos...

Comentarios

Toni ha dicho que…
Para ir a un hotel en esas condiciones, me quedo en casa.
JMBA ha dicho que…
Estaba leyendo este post en es.paperblog.com, cuando he visto tu nota en negrita.

¿Tienes algún contencioso con ellos? Porque yo tengo también publicado mi blog allí.

Gracias por un comentario al respecto.

Saludos.

José María

Entradas populares de este blog

¿CUÁNTO SE PUEDE PAGAR POR UN DESAYUNO?

Quizás el lector no sepa que publico mensualmente en una revista profesional para hoteleros. Insisto muy a menudo en que los desayunos no pueden cobrarse más caros que una comida de menú en el restaurante que siempre hay cerca del hotel. Me horripila ver cómo algunos establecimientos se atreven a cobrar por encima de los doce euros por un buffet y no ofrecen alternativas para los clientes que símplemente quieren tomar un café y un croissant, ya que a esas horas cierran la cafetería.
Naturalmente que el hotel es de los dueños y hacen con su negocio lo que quieran, pero lo que consiguen es que la mayor parte de los huéspedes se largue a la cafetería de enfrente. Da igual dónde se construya un hotel porque enseguida aparece un bar a pocos metros y allí se dan cita los clientes que huyen de precios propios de barra americana. Claro que hay clientes a quienes la empresa les paga todos los gastos pero los del fin de semana no están para pulirse 25 euros del ala por pareja por muy bueno que e…

VIAJAR CON ROPA VIEJA

El título del post puede resultar intrigante y sin embargo la idea es muy sencilla. Se trata de utilizar en los viajes toda aquella ropa que se halla en nuestro armario y no tenemos pensado utilizar en la vida cotidiana pero tampoco tiramos porque nos da pena. Una solución es donarla, aunque los contenedores de prendas usadas están a tope y parece que lo que les sobra a las ONG es ropa vieja. No tiene mucho sentido gastar en armarios para guardar ropa que no se usa y que acaberemos tirando.
La propuesta consiste en usar y tirar, no lavar ni guardar. Hacemos la maleta con todo aquello que nos sobra y según van pasando los días nos deshacemos de ella, preferiblemente de modo ecológico y no arrojándola a la basura. Por una parte sacamos partido del dinero que invertimos en su momento y simplificamos el viaje notablemente porque ocurren varias cosas:
-No temos que facturar equipaje a la vuelta si viajamos en avión y además del coste económico que ello supone en algunas compañías, el emba…

TRUCOS PARA VIAJAR. LLEVAR UNA MALETA VACÍA.

Ir de viaje mola pero hay que cargar con las maletas y hay una ley universal que dice que salen tan repletas que la vuelta se complica porque inevitablemente la carga que se marchó de casa se verá siempre incrementada a la vuelta, a no ser que vayamos tirando algo por el camino.

Mi recomendación personal es llevar siempre una maleta vacía, de preferencia de formato flexible y plegable, de materiales que pesen muy poco y que pueda llevarse dentro de otra, aunque también podemos utilizarla para incluir la principal dentro de ésta, de manera que la más importante quede protegida en caso de rotura. Suena original e ingenioso y así es.

A lo largo del viaje se nos irá ensuciando la ropa y no sería conveniente guardar la que hay que lavar con la limpia. En no pocos destinos hay lavanderías pero generalmente esperamos a llegar a casa. Para eso nos irá de perlas la maleta vacía, en la que podremos guardar la ropa sucia (mejor envuelta en bolsas) y también algunas compras que hayamos hecho.

Normal…