Ir al contenido principal

¿PORQUÉ ME PITAN TODOS SI VOY EL PRIMERO?


Desgraciadamente existe un tipo de conducción automovilística que se podría denominar como autista, valga el juego de palabras. Los que vivimos en zonas de montaña sabemos muy bien a qué nos referimos. Se trata del caso en el que un conductor que desconoce la ruta conduce muy lentamente en los tramos con curvas y luego acelera fuértemente en los trazados rectilíneos. Todo eso es muy conveniente pero hay que tener en cuenta que puede haber otros coches detrás. Si los kilómetros van pasando y acumulamos gente que nos sigue muy de cerca es posible que vayamos provocando una retención y lo más grave es cuando no permitimos que nos rebasen en los tramos autorizados. No se trata de llegar el primero sino de mostrar caballerosidad en la carretera. Hemos de facilitar siempre el adelantamiento y no dificultarlo.

Uno de los recorridos en los que los lugareños sufren bastante la conducción de los foráneos es el Desfiladero de la Hermida, en Cantabria. Hay muchos otros casos similares y los que residen comarcas similares me comprenden fácilmente. Es muy pesado seguir a un coche que circula a menos de 40 km/h y luego acelera en las rectas lo justo para que nadie lo adelante, llegando incluso a ocupar los dos carriles para imposibilitar que lo rebasen. En sitios así los camioneros actúan con elegancia y enseguida reducen y nos dan intermitente para que los adelantemos y así no amargarnos la fiesta. También hay conductores muy señores que paran el coche antes de una curva para que el cruce con los camiones se haga en zona recta y ancha. Lo mejor en esos sitios es pitar para advertir de nuestra presencia. El hecho de que haya una línea pintada en el centro no siempre implica que haya sitio para cruzarse y se trata sólo del eje de la carretera.

Si quieres ver el paisaje, lo mejor es que pares el coche y lo mires tranquilamente. No obligues a los demás a circular léntamente, porque aunque tú estés de vacaciones los demás van a trabajar y tienen prisa.

Hay muchos días de verano en los que es imposible superar los 60 km/h en el tramo que va desde Cangas de Onís a Arriondas, incluso con tráfico fluido, a causa de que un sólo vehículo va deleitándose en la contemplación de hórreos, vacas, caballos, chalets y la vista de los Picos de Europa.

En cuanto circulo por una carretera panorámica voy pendiente de no molestar a lo que me siguen y les cedo el paso a la mínima. Otra cosa distinta es lo que me sucedión en el cantón de los Grisones suizo, en cuyas carreteras nacionales hay una limitación a 80 km/h y casi parece la velocidad mínima para los residentes, que te dan luces e incluso te pitan si cumples con las normas. No parece haber muchos controles de tráfico en la Suiza rural. Donde andan ágiles es en los Pirineos franceses pero allí son más educados que en tierras germanoparlantes helvéticas.

Los hay que no saben andar mejor pero también abundan quienes no quieren hacerlo símplemente por vagancia y egoismo.

En carreteras turísticas, por favor, no ralentice el tráfico. Los habitantes de las zonas rurales no vamos por las circunvalaciones de las grandes ciudades a 25 km/h para admirar los rascacielos.

Por cierto que también los hay muy graciosos que te llevan en caravana a 70 km/h por una nacional y luego mantienen esa velocidad en las limitaciones a 50 km/h de las poblaciones, con lo que no los pillas nunca y encima tienen la suerte de que no les pillen.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿CUÁNTO SE PUEDE PAGAR POR UN DESAYUNO?

Quizás el lector no sepa que publico mensualmente en una revista profesional para hoteleros. Insisto muy a menudo en que los desayunos no pueden cobrarse más caros que una comida de menú en el restaurante que siempre hay cerca del hotel. Me horripila ver cómo algunos establecimientos se atreven a cobrar por encima de los doce euros por un buffet y no ofrecen alternativas para los clientes que símplemente quieren tomar un café y un croissant, ya que a esas horas cierran la cafetería.
Naturalmente que el hotel es de los dueños y hacen con su negocio lo que quieran, pero lo que consiguen es que la mayor parte de los huéspedes se largue a la cafetería de enfrente. Da igual dónde se construya un hotel porque enseguida aparece un bar a pocos metros y allí se dan cita los clientes que huyen de precios propios de barra americana. Claro que hay clientes a quienes la empresa les paga todos los gastos pero los del fin de semana no están para pulirse 25 euros del ala por pareja por muy bueno que e…

VIAJAR CON ROPA VIEJA

El título del post puede resultar intrigante y sin embargo la idea es muy sencilla. Se trata de utilizar en los viajes toda aquella ropa que se halla en nuestro armario y no tenemos pensado utilizar en la vida cotidiana pero tampoco tiramos porque nos da pena. Una solución es donarla, aunque los contenedores de prendas usadas están a tope y parece que lo que les sobra a las ONG es ropa vieja. No tiene mucho sentido gastar en armarios para guardar ropa que no se usa y que acaberemos tirando.
La propuesta consiste en usar y tirar, no lavar ni guardar. Hacemos la maleta con todo aquello que nos sobra y según van pasando los días nos deshacemos de ella, preferiblemente de modo ecológico y no arrojándola a la basura. Por una parte sacamos partido del dinero que invertimos en su momento y simplificamos el viaje notablemente porque ocurren varias cosas:
-No temos que facturar equipaje a la vuelta si viajamos en avión y además del coste económico que ello supone en algunas compañías, el emba…

TRUCOS PARA VIAJAR. LLEVAR UNA MALETA VACÍA.

Ir de viaje mola pero hay que cargar con las maletas y hay una ley universal que dice que salen tan repletas que la vuelta se complica porque inevitablemente la carga que se marchó de casa se verá siempre incrementada a la vuelta, a no ser que vayamos tirando algo por el camino.

Mi recomendación personal es llevar siempre una maleta vacía, de preferencia de formato flexible y plegable, de materiales que pesen muy poco y que pueda llevarse dentro de otra, aunque también podemos utilizarla para incluir la principal dentro de ésta, de manera que la más importante quede protegida en caso de rotura. Suena original e ingenioso y así es.

A lo largo del viaje se nos irá ensuciando la ropa y no sería conveniente guardar la que hay que lavar con la limpia. En no pocos destinos hay lavanderías pero generalmente esperamos a llegar a casa. Para eso nos irá de perlas la maleta vacía, en la que podremos guardar la ropa sucia (mejor envuelta en bolsas) y también algunas compras que hayamos hecho.

Normal…