Ir al contenido principal

¿QUIÉN TIENE RAZÓN, EL NAVEGADOR O LA SEÑALIZACIÓN?



Como vivo en un lugar muy visitado todo el año por gente de todas las procedencias he asistido durante estos años al curioso fenómeno de la sustitución de los mapas en papel por los navegadores para coche. De aquello de parar a preguntar se ha pasado a no hacer caso a nadie porque se supone que el aparatejo que hemos comprado en el supermercado es la Biblia y además sus dictados se suponen infalibles, por lo menos hasta que llevamos el primer disgusto.

Sea por lo que sea, lo curioso que en la zona de los Picos de Europa hay muchos automovilistas que nos llegan quejándose de los malos accesos y al preguntarles por la ruta que han seguido nos informan que han tenido que pasar puertos de montaña y carreteras estrechas, cuando lo lógico es acceder por la N-634 de toda la vida. Según dicen ellos lo hacen porque se lo indica el navegador, a pesar de que en el momento en que reciben la orden la señalización vertical de la carretera no coincide.

Así, es muy posible que un coche que viaje desde Oviedo a Cangas de Onís lo haga primero por la autovía de la costa hasta Colunga y suba después el divertido puerto del Fito, todo un estúpido rodeo. En ocasiones se le manda continuar por la autovía hasta Ribadesella y luego coger la nacional, con lo que tardará casi 20 minutos más que por la nacional de siempre. Para rematar la faena, incluso en el caso en que el vehículo transite por la nacional, antes de llegar a Arriondas se le ordena tomar una carretera rural llena de curvas complicadas, de modo que el conductor abandona su camino sin que un panel coincida con las instrucciones que se le dan desde el aparatito.

Llevar un navegador puede estar muy bien pero un mapa actualizado es imprescindible. Lógicamente no conviene hacer caso al ingenio si las indicaciones viales no son coincidentes. Mientras escribo esto hay miles de conductores equivocándose por seguir a ciegas a su navegador. Hace poco que unos turistas me discutían su utilidad y tras hacerles ver que habían recorrido kilómetros de más y que la ruta del día siguiente pasaría por una pista forestal casi se enfadan conmigo.

El navegador no puede sustituir totalmente al proceso mental de planificación de viaje con una imagen clara de dónde están las cosas, lo cual arregla un mapa de menos de 10 euros.


En la imagen podemos ver algunas de las rutas propuestas por algunos navegadores, señaladas en rojo. Por cierto que cada vez que he querido probar uno en un centro comercial me he encontrado con que según ellos no hay señal. Vaya, vaya.

Por el momento no me fio un pelo de los navegadores a no ser para buscar una dirección concreta en una ciudad. A ver si alguien se anima a prestarme uno para escribir sobre él, que de momento no pienso gastar un duro en navegadores habiendo mapas tan baratos y que encima me proporcionan una representación inmejorable de la ruta.

Comentarios

Toni ha dicho que…
Los navegadores son útiles para repartidores y gente que trabaja en ciudades grandes, pero como dices, bastante inútiles para el turismo hasta que no mejoren. Ya comprobé en el trabajo varias veces como te manda en dirección contaria de la que en realidad deberías de coger.

Para hacer turismo mucho mejor el mapa de toda la vida y bastante más barato.

Entradas populares de este blog

¿CUÁNTO SE PUEDE PAGAR POR UN DESAYUNO?

Quizás el lector no sepa que publico mensualmente en una revista profesional para hoteleros. Insisto muy a menudo en que los desayunos no pueden cobrarse más caros que una comida de menú en el restaurante que siempre hay cerca del hotel. Me horripila ver cómo algunos establecimientos se atreven a cobrar por encima de los doce euros por un buffet y no ofrecen alternativas para los clientes que símplemente quieren tomar un café y un croissant, ya que a esas horas cierran la cafetería.
Naturalmente que el hotel es de los dueños y hacen con su negocio lo que quieran, pero lo que consiguen es que la mayor parte de los huéspedes se largue a la cafetería de enfrente. Da igual dónde se construya un hotel porque enseguida aparece un bar a pocos metros y allí se dan cita los clientes que huyen de precios propios de barra americana. Claro que hay clientes a quienes la empresa les paga todos los gastos pero los del fin de semana no están para pulirse 25 euros del ala por pareja por muy bueno que e…

VIAJAR CON ROPA VIEJA

El título del post puede resultar intrigante y sin embargo la idea es muy sencilla. Se trata de utilizar en los viajes toda aquella ropa que se halla en nuestro armario y no tenemos pensado utilizar en la vida cotidiana pero tampoco tiramos porque nos da pena. Una solución es donarla, aunque los contenedores de prendas usadas están a tope y parece que lo que les sobra a las ONG es ropa vieja. No tiene mucho sentido gastar en armarios para guardar ropa que no se usa y que acaberemos tirando.
La propuesta consiste en usar y tirar, no lavar ni guardar. Hacemos la maleta con todo aquello que nos sobra y según van pasando los días nos deshacemos de ella, preferiblemente de modo ecológico y no arrojándola a la basura. Por una parte sacamos partido del dinero que invertimos en su momento y simplificamos el viaje notablemente porque ocurren varias cosas:
-No temos que facturar equipaje a la vuelta si viajamos en avión y además del coste económico que ello supone en algunas compañías, el emba…

TRUCOS PARA VIAJAR. LLEVAR UNA MALETA VACÍA.

Ir de viaje mola pero hay que cargar con las maletas y hay una ley universal que dice que salen tan repletas que la vuelta se complica porque inevitablemente la carga que se marchó de casa se verá siempre incrementada a la vuelta, a no ser que vayamos tirando algo por el camino.

Mi recomendación personal es llevar siempre una maleta vacía, de preferencia de formato flexible y plegable, de materiales que pesen muy poco y que pueda llevarse dentro de otra, aunque también podemos utilizarla para incluir la principal dentro de ésta, de manera que la más importante quede protegida en caso de rotura. Suena original e ingenioso y así es.

A lo largo del viaje se nos irá ensuciando la ropa y no sería conveniente guardar la que hay que lavar con la limpia. En no pocos destinos hay lavanderías pero generalmente esperamos a llegar a casa. Para eso nos irá de perlas la maleta vacía, en la que podremos guardar la ropa sucia (mejor envuelta en bolsas) y también algunas compras que hayamos hecho.

Normal…