Ir al contenido principal

LO DE CORRER CON EL COCHE SE ACABARÁ PARA SIEMPRE


Lo de viajar por España a medias de 150 km/h se acerca a su fin. Por supuesto, más temprano que tarde. La seguridad vial es una prioridad absoluta y está muy por encima de las libertades individuales peligrosas para el resto de los mortales.

Ya se encuentran en funcionamiento los radares de tramo que miden la velocidad media de un vehículo entre dos puntos y a partir de ahí vendrá todo lo demás. Lo primero será un control exhaustivo en las autopistas de peaje, donde a la entrega del ticket para pagar se detectará de forma automática si el vehículo ha circulado a velocidad legal desde el punto de recogida hasta el de pago y se transmitirá la información a la autoridad competente (policial, obviamente), de modo que el vehículo quede denunciado o incluso se proceda a su inmovilización si ello fuera necesario. Ese sistema obligará a los conductores a no superar el límite legal de la vía. Por si a alguien se le ocurre circular muy despacio para luego dar rienda suelta a sus ansias de velocidad y compensar, existirán balizas que detectarán los excesos. Habrá policía en todas las salidas de peajes durante años hasta que ya sea innecesaria su presencia una vez que respetar las normas sea una conducta asumida por todos.

Otra posibilidad que puede venir en unos años es la vigilancia total de todos los desplazamientos del vehículo mendiante el GPS. La DGT tendría conocimiento de la ubicación de cada coche y de la velocidad de su desplazamiento, por lo que con controles automatizados se puede localizar a los que estén superando la velocidad autorizada para cada vía. Ahora mismo ya se controlan todas las pernoctaciones hoteleras de los españoles gracias a las fichas policiales que se rellenan en los hoteles o sea que el Gran Hermano podrá vigilar las conductas peligrosas de los ciudadanos. Si hacemos bien las cosas no tenemos nada que temer y si infringimos la ley ya sabemos lo que nos espera. Puede que parezca una pérdida de libertad pero hay muchas vidas en juego. Los que se matan en la carretera siempre son los demás.

Una solución paralela serían los coches inteligentes apoyados por un sistema de navegación que permita adecuar la conducción en todo momento a la vía por la que se circula, de forma que si escasea el tráfico y no hay riesgos sea posible aumentar la velocidad hasta límites razonables, por ejemplo 160 km/h sin riesgos para el conductor ni para los demás coches. Del mismo modo el coche ajustaría su velocidad a condiciones adversas manteniendo en todo momento la distancia de seguridad y a las condiciones meteorológicas. Los sistemas inteligentes evitarían colisiones por alcance y salidas de la vía o arrollamientos de peatones. Desgraciadamente el incremento de consumo producido por la circulación a velocidades altas no es ecológicamente sostenible.
Lo que está muy claro es que el placer de correr choca con el derecho a vivir.

Comentarios

Toni ha dicho que…
Estoy de acuerdo. Lo malo para las autopistas de peaje es que a lo mejor a mucha gente ya no le compensa ir por ellas a 120...

Entradas populares de este blog

¿CUÁNTO SE PUEDE PAGAR POR UN DESAYUNO?

Quizás el lector no sepa que publico mensualmente en una revista profesional para hoteleros. Insisto muy a menudo en que los desayunos no pueden cobrarse más caros que una comida de menú en el restaurante que siempre hay cerca del hotel. Me horripila ver cómo algunos establecimientos se atreven a cobrar por encima de los doce euros por un buffet y no ofrecen alternativas para los clientes que símplemente quieren tomar un café y un croissant, ya que a esas horas cierran la cafetería.
Naturalmente que el hotel es de los dueños y hacen con su negocio lo que quieran, pero lo que consiguen es que la mayor parte de los huéspedes se largue a la cafetería de enfrente. Da igual dónde se construya un hotel porque enseguida aparece un bar a pocos metros y allí se dan cita los clientes que huyen de precios propios de barra americana. Claro que hay clientes a quienes la empresa les paga todos los gastos pero los del fin de semana no están para pulirse 25 euros del ala por pareja por muy bueno que e…

VIAJAR CON ROPA VIEJA

El título del post puede resultar intrigante y sin embargo la idea es muy sencilla. Se trata de utilizar en los viajes toda aquella ropa que se halla en nuestro armario y no tenemos pensado utilizar en la vida cotidiana pero tampoco tiramos porque nos da pena. Una solución es donarla, aunque los contenedores de prendas usadas están a tope y parece que lo que les sobra a las ONG es ropa vieja. No tiene mucho sentido gastar en armarios para guardar ropa que no se usa y que acaberemos tirando.
La propuesta consiste en usar y tirar, no lavar ni guardar. Hacemos la maleta con todo aquello que nos sobra y según van pasando los días nos deshacemos de ella, preferiblemente de modo ecológico y no arrojándola a la basura. Por una parte sacamos partido del dinero que invertimos en su momento y simplificamos el viaje notablemente porque ocurren varias cosas:
-No temos que facturar equipaje a la vuelta si viajamos en avión y además del coste económico que ello supone en algunas compañías, el emba…

TRUCOS PARA VIAJAR. LLEVAR UNA MALETA VACÍA.

Ir de viaje mola pero hay que cargar con las maletas y hay una ley universal que dice que salen tan repletas que la vuelta se complica porque inevitablemente la carga que se marchó de casa se verá siempre incrementada a la vuelta, a no ser que vayamos tirando algo por el camino.

Mi recomendación personal es llevar siempre una maleta vacía, de preferencia de formato flexible y plegable, de materiales que pesen muy poco y que pueda llevarse dentro de otra, aunque también podemos utilizarla para incluir la principal dentro de ésta, de manera que la más importante quede protegida en caso de rotura. Suena original e ingenioso y así es.

A lo largo del viaje se nos irá ensuciando la ropa y no sería conveniente guardar la que hay que lavar con la limpia. En no pocos destinos hay lavanderías pero generalmente esperamos a llegar a casa. Para eso nos irá de perlas la maleta vacía, en la que podremos guardar la ropa sucia (mejor envuelta en bolsas) y también algunas compras que hayamos hecho.

Normal…