Ir al contenido principal

¿INTERESAN DE VERDAD OFFERUM, LETS BONUS, COLECTIVIA, GRUPALIA Y OTROS SIMILIARES?

Pues la mejor respuesta a la pregunta tiene tono gallego: "Depende". Ahora bien ¿de qué depende? Pues de ciertas variables. Para empezar hay que tener en cuenta que en este tipo de webs que cuentan con atractivas ofertas lo que nos venden no es una estancia reservada en firme sino un bono para canjearla en función de la disponibilidad del establecimiento, para lo cual deberemos contactar directamente. Eso quiere decir que a lo mejor no conseguimos usar el bono justo en las fechas en que queremos sino más bien cuando sea posible. Todo tiene un precio y aceptamos comprar el servicio a un precio inferior al habitual a cambio de algo, en este caso se trata de que quizás el bono acabe caducando porque nuestras posibilidades de viaje no coinciden con plazas libres en el hotel. Normalmente los bonos tienen una caducidad de seis meses. Me han chivado que hay hoteles tan tolerantes que aceptan bonos caducados como detalle de la casa, para que el cliente quede contento.

Esperemos que no haya ningún hotel caradura que haga overbooking y luego no acepte los bonos después de haberlos cobrado previamente. Las empresas comercializadoras tienen previstos estos casos para que no haya picaresca.

Curiosamente hay quien se presenta en el hotel directamente y sin reservar la estancia, argumentando que con la adquisición del bono hay que prestar el servicio porque sí. Cosas de no comprender lo que se está comprando. Las condiciones te las ponen bien claras.

Supongo que esto nos recuerda los famosos "bancoteles", que hicieron furor hace años y que se compraban de cinco en cinco. La caducidad en ese caso es de un año y hay muchos hoteles para elegir. En los casos de los que nos ocupamos, la elección se restringe a un solo lugar.

Para los hoteles que participan en esas promociones flash la actividad de Offerum, Lets Bonus, Colectivia, etc, resulta todo un salvavidas. Por un lado el hotel puede ingresar de golpe una importante cantidad de dinero (descontando la comisión de la agencia comercializadora) e ir prestando sus servicios en función de la demanda. De pronto los hoteles ya no cobran el día que marcha el cliente ni varios meses después (como ocurre con agencias tradicionales) sino semanas o meses antes. Ello permite ajustar los precios y proponer ofertas suculentas para el cliente. Es posible que muchos bonos acaben caducando sin ser disfrutados y ahí también hay mucho beneficio.

Seguro que el lector reconoce la conexión de este producto con las cajas regalo tipo Smartbox que se venden en las agencias de viajes. En esos casos los hoteles necesitan el bono para cobrar y además los precios tampoco tienen nada de especial.

¿Interesan estas webs para comprar alojamiento en hoteles? Pues volviendo al estilo gallego, según... Curiosamente muchas de ellas obligan al internauta a registrarse para recibir en su correo electrónico las ofertas, que caducan rápidamente. Otras, como Lets Bonus permiten ver de mano las ofertas sin tener que registrarse. Cuidadín porque en muchas ocasiones los bonos no tienen la típica caducidad de seis meses sino que sólo pueden usarse en periodos muy restringidos.

Lo delirante es que en ocasiones un hotel de Tarragona aparece visible sólo para los usuarios que afirman residir en Catalunya pero no sale en la pantalla de quien tiene Bilbao como ciudad de residencia.

Todo consiste en sopesar ventajas e inconvenientes para tomar decisiones. Es como elegir un tren con tarifa ventajosa a cambio de no escoger el horario sino adaptarse a los trenes que tienen muchas plazas vacías. Si con eso se ahorra una pasta, habrá que actuar en consecuencia.

¿Son auténticos chollos? No siempre, pero es imposible encontrar ofertas mejores para el mismo hotel y producto complementario. Puede que la oferta no sea más que aceptable, pero siempre es inmejorable por ningún otro canal. Para los que puedan viajar de domingo a jueves la compra es maestra.

Es de destacar que los hoteles le están echando atrevimiento e imaginación al asunto y se están vendiendo productos de muy alta calidad a precios impensables, todo gracias a estas webs.

Lo mejor es hacer la prueba a ver qué tal funciona el sistema, con toda confianza. A lo mejor nos hacemos adictos. Para escapadas de fin de semana el sistema funciona, aunque las noches de viernes y sábados están solicitadísimas. Para viajes que combinen varios hoteles la cosa se pone compleja.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Mi experiencia es de Bonos Caducados por no tener plazas los dias que yo tenia libres, y por lo tanto: DInero Perdido.

No vuelvo a comprar bonos. Prefiero mirar ofertas en Trivago, Booking y otros...

Entradas populares de este blog

¿CUÁNTO SE PUEDE PAGAR POR UN DESAYUNO?

Quizás el lector no sepa que publico mensualmente en una revista profesional para hoteleros. Insisto muy a menudo en que los desayunos no pueden cobrarse más caros que una comida de menú en el restaurante que siempre hay cerca del hotel. Me horripila ver cómo algunos establecimientos se atreven a cobrar por encima de los doce euros por un buffet y no ofrecen alternativas para los clientes que símplemente quieren tomar un café y un croissant, ya que a esas horas cierran la cafetería.
Naturalmente que el hotel es de los dueños y hacen con su negocio lo que quieran, pero lo que consiguen es que la mayor parte de los huéspedes se largue a la cafetería de enfrente. Da igual dónde se construya un hotel porque enseguida aparece un bar a pocos metros y allí se dan cita los clientes que huyen de precios propios de barra americana. Claro que hay clientes a quienes la empresa les paga todos los gastos pero los del fin de semana no están para pulirse 25 euros del ala por pareja por muy bueno que e…

VIAJAR CON ROPA VIEJA

El título del post puede resultar intrigante y sin embargo la idea es muy sencilla. Se trata de utilizar en los viajes toda aquella ropa que se halla en nuestro armario y no tenemos pensado utilizar en la vida cotidiana pero tampoco tiramos porque nos da pena. Una solución es donarla, aunque los contenedores de prendas usadas están a tope y parece que lo que les sobra a las ONG es ropa vieja. No tiene mucho sentido gastar en armarios para guardar ropa que no se usa y que acaberemos tirando.
La propuesta consiste en usar y tirar, no lavar ni guardar. Hacemos la maleta con todo aquello que nos sobra y según van pasando los días nos deshacemos de ella, preferiblemente de modo ecológico y no arrojándola a la basura. Por una parte sacamos partido del dinero que invertimos en su momento y simplificamos el viaje notablemente porque ocurren varias cosas:
-No temos que facturar equipaje a la vuelta si viajamos en avión y además del coste económico que ello supone en algunas compañías, el emba…

TRUCOS PARA VIAJAR. LLEVAR UNA MALETA VACÍA.

Ir de viaje mola pero hay que cargar con las maletas y hay una ley universal que dice que salen tan repletas que la vuelta se complica porque inevitablemente la carga que se marchó de casa se verá siempre incrementada a la vuelta, a no ser que vayamos tirando algo por el camino.

Mi recomendación personal es llevar siempre una maleta vacía, de preferencia de formato flexible y plegable, de materiales que pesen muy poco y que pueda llevarse dentro de otra, aunque también podemos utilizarla para incluir la principal dentro de ésta, de manera que la más importante quede protegida en caso de rotura. Suena original e ingenioso y así es.

A lo largo del viaje se nos irá ensuciando la ropa y no sería conveniente guardar la que hay que lavar con la limpia. En no pocos destinos hay lavanderías pero generalmente esperamos a llegar a casa. Para eso nos irá de perlas la maleta vacía, en la que podremos guardar la ropa sucia (mejor envuelta en bolsas) y también algunas compras que hayamos hecho.

Normal…