Ir al contenido principal

¿HASTA LAS NARICES DE LOS MALOS CAFÉS EN LOS BARES? MEJOR LO LLEVAMOS NOSOTROS.

Estoy hasta el moño de tomar malos cafés en España y no quiero arriesgarme a sufrir más brebajes intragables hechos a base de un pésimo ingrediente, con una mala cafetera y en tazas poco adecuadas. Es que me gusta el buen café y me disgusta el mal café. Lo tomo por el sabor y no por compromiso. En Italia y Portugal no hay que preocuparse porque nadie se atreve a servir un café de baja calidad, pero en España hay que tener mucha suerte para acertar.

Lo primero que hago en una cafetería es mirar la máquina, comprobar la marca y echar una ojeada a cafés ya servidos para evitar riesgos. Si no me convence la propuesta del local, echo mano al bolsillo y saco una monodósis formato ESE que es compatible con cualquier cafetera profesional, pido que me hagan el café con ella y que me lo cobren como si tal cosa. Normalmente nadie se niega y consigo tomar un buen café cuando estoy de viaje, lejos de mi casa y de mis Tassimo, Stracto y Dolce Gusto.

Ahora que gracias a Nespresso y otras marcas los españoles han descubierto que el café puede saber bien, resulta penoso que millares de bares nacionales sigan trabajando con torrefactos y mezclas baratas que decepcionan a propios y extraños. Un café deja una ganancia del 1000% si se usan ingredientes de baja calidad y todavía se gana mucho dinero sirviéndolo del bueno. En España y Francia el problema es recurrente. 

Ya sé que parece mucha chulería llevar en el coche un lote de monodósis ESE, inventado por Illy y que se comercializa bajo muchas marcas, pero no me queda más remedio, sobre todo cuando se trata de desayunar en un hotel. En algunos de lujo tienen Nespresso y en otros más humildes usan Stracto, pero no son más que excepciones.

Una torrefactora francesa a la que felicité por la calidad de su producto me comentó que la hostelería local no estaba interesada porque prefería los cafés de los distribuidores, mucho más baratos. Ya se ve que a demasiados hosteleros no les interesa nada la satisfacción del cliente sino los márgenes de ganancia.

Si el lector decide hacerme un poco de caso puede hacerse con esas monodósis en muchos supermercados y aprovecharlas durante sus viajes por España. 

Aprovecho para comentar que felizmente en muchas zonas de Galicia y Extremadura consumen la marca portuguesa Delta y eso se nota para bien.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MISTERIO DE LOS INODOROS DEL ESTE DE EUROPA

Durante una estancia en Hungría descubrí que el inodoro de mi apartamento tenía un diseño extraño, diferente y poco útil. La verdad es que era incordioso utilizarlo. Es como el de la foto y obligaba a tirar de la cadena varias veces para conseguir el resultado deseado. Nada que ver con los modelos de Roca tan habituales aquí. En sistemas de descarga de agua y manipulación de las cisternas había visto de todo pero esto era sorprendente. Hoy me han desvelado el misterio en un blog. Ojo porque inicialmente el blog plantea una discusión sobre el tema y el la solución está en el comentario 19. No adelanto acontecimientos y dejo al lector que vaya al grano y disfrute con el tema gracias a la fuente original de la información. Quizás estos gráficos le den alguna pista. Descubra ahora la gran verdad en http://www.aitorgarcia.net/el-water-comunista/ El blog de este tío es una gozada y promete una lectura muy entretenida.

¿LA CASA DE BATMAN EN VALENCIA DE DON JUAN?

La casa de la foto se encuentra en Valencia de Don Juan, en la provincia de León. Allí tenemos también el Castillo de Coyanza y una enorme colonia de veraneantes asturianos en cuanto asoma el sol. La casa tiene la particularidad de que lleva edificándose desde los años 90 del siglo pasado y todavía no se ha terminado. Toda la información la podemos encontrar en este enlace.  Hay muchos detalles interesantes que pueden sugerir una visita si nos encontramos cerca. No hay dos ventanas iguales y los materiales de construcción son de lo más variopinto.

FERIAS DE ABRIL FUERA DE LUGAR.

No tengo nada en contra de que haya una feria de Abril en Sevilla. Seguro que allí saben celebrarla bien. Lo que no me gusta es encontrarme ferias de abril en lugares donde no pintan nada. Hace unos años tuve ganas de vomitar cuando vi la de Saint Jean de Luz y cuando hay alguna cerca de mi casa, ni se me ocurre acercarme. En un lugar tan emblemático como Espinosa de los Monteros estuve dando un paseo con banda sonora de sevillanas emitidas a todo volumen por altavoces. Si quiero vivir la feria de abril ya iré a Sevilla, pero me joroba toparme con ella en entornos que nada tienen que ver con la celebración original. Asturianos, franceses y burgaleses disfrazados de andaluces quedan ridículos. Cualquier día habrá que hacer la fiesta de la cerveza al estilo alemán. La proliferación de ferias de abril es un fenómeno preocupante, más aún cuando se repite un modelo que por definición es irrepetible, al menos en su esencia. Se evidencia la carencia de ideas y la falta de respeto por la